Qué es el Aval Bancario y Cómo Funciona (Con Ejemplos)

El aval bancario se utiliza con bastante frecuencia tanto por empresas como por particulares.

Con este artículo entenderás, de una forma clara y sencilla, aspectos tales como qué es exactamente, cómo funciona, qué tipos hay, cuál es su coste ……

Y con ejemplos que te facilitarán la comprensión.

 

Qué es un aval bancario y cómo funciona 

Los contratos de garantía son aquellos por los que una persona (física o jurídica) se compromete a cumplir una obligación determinada si llegado el momento el obligado no lo ha hecho, es decir, garantiza el cumplimiento porque se va a hacer cargo de él en caso de ser necesario.

Lo más habitual es que la obligación consista en el pago de una cantidad de dinero, pero también puede darse el caso de garantizar el cumplimiento de otro tipo de obligaciones (por ejemplo, terminar un trabajo en una fecha determinada, entregar unas mercancías, etc.)

Un ejemplo de este tipo de contratos es el aval bancario.

Definición 

El aval bancario es un contrato por el cual una entidad financiera se compromete a cumplir una obligación que su cliente tiene con un tercero en el caso de que él no lo haga.

Intervienen, pues, tres partes:

  • Avalista: es la entidad financiera, que asumirá el cumplimiento de la obligación si no lo hace el avalado.
  • Avalado: es el cliente que ha contratado con el banco que garantice su obligación.
  • Beneficiario: es el titular de la obligación cuyo pago exigirá de la entidad en el caso de que no la cumpla el deudor.

Es una figura muy interesante para todos los que intervienen en ella por lo siguiente:

  • Para el beneficiario, porque ve muy fortalecida su postura en cuanto a que tiene la certeza de que va a obtener lo que le corresponde (es muy poco probable que un banco resulte insolvente….).
  • Para el banco, porque es una operación financiera propia del ámbito de su negocio y por la cual obtiene ingresos.
  • Para el avalado, porque disponer de este tipo de garantía le hace posible acceder a ciertas operaciones económicas a las que de otra forma no podría optar.

Cómo funciona 

El funcionamiento es simple: si llegado el vencimiento el obligado no hace frente el pago, el acreedor podrá dirigirse contra el banco que ha avalado la operación y éste tendrá que atenderla.

A partir de ese momento, la entidad bancaria será el nuevo titular de la obligación y exigirá a su cliente el dinero que ha puesto por él.

Es decir, el derecho de cobro del beneficiario queda saldado pero ahora hay un nuevo acreedor, que es el banco, y es a éste al que el deudor habrá que pagar la deuda.

Con un ejemplo lo entenderás muy bien:

Para que hacienda me conceda el aplazamiento del pago de un impuesto cuyo importe asciende a 100.000 euros he tenido que presentar un aval bancario.

Esto implica que si yo no pago los 100.000 euros en el plazo que me han concedido el banco tendrá que hacerlo.

Después, el banco se dirigirá contra mí para exigirme esos 100.000 euros que ha pagado. Y para recuperarlos tomará todas las medidas legales que estime convenientes.

Tal vez te interese:

Anticipos de remuneraciones

Lease back

Sociedad civil

Contabilizar póliza de crédito

¿Todo el mundo puede contratarlo? 

No. Todo el mundo no puede contratar un aval bancario.

El motivo reside en que es una operación de riesgo para el banco, por lo tanto, este tipo de contratos se van a realizar con aquellos clientes que posean un grado de solvencia suficiente como para que la entidad no tenga dudas de que va a recuperar su dinero en caso de que se ejecute el aval.

En este sentido es similar a un préstamo: el banco no le presta mucho dinero a una persona que tiene muy pocos ingresos, por ejemplo, porque sospecha que no va a poder devolvérselo.

Con el aval pasa igual: la entidad financiera avalará a aquellos clientes que tienen un nivel de ingresos o de patrimonio suficiente como para atender la obligación cuyo cumplimiento se garantiza porque, como ocurre en el caso de un préstamo, siempre va a querer recuperar su dinero.

 

Diferencia entre aval bancario y aval personal

La diferencia entre aval personal y aval bancario estriba en la figura del avalista: mientras que en el aval bancario el avalista es un banco en el aval personal no.

Aunque, básicamente, el funcionamiento sea igual un acreedor siempre va a preferir un aval bancario frente a un aval personal, porque sabe que el banco va a cumplir con el pago, mientras que con un avalista que no sea una entidad de crédito siempre va a existir riesgo de insolvencia.

Tipos de aval bancario 

1.- En función de la naturaleza de la obligación garantizada:

  • Financieros: la obligación consiste en el pago de una cantidad de dinero.
  • Técnicos: el objeto de la garantía no es una cantidad de dinero sino el cumplimiento de obligaciones de otra índole como pueden ser el cumplimiento de una fecha de entrega, el buen funcionamiento de una maquinaria, etc.

2.- Por su duración, los avales bancarios pueden ser:

  • Por plazo determinado.
  • Por duración indefinida, en cuyo caso finalizará cuando se extinga la obligación garantizada.

3.- Por la forma en que responde el avalista:

  • Simples: el beneficiario debe reclamar el pago del deudor y sólo en el caso de que éste no cumpla con su obligación podrá dirigirse contra el banco.
  • Solidarios: el beneficiario puede exigir el cumplimiento al deudor o al avalista indistintamente y sin que sea necesario el impago del deudor para que responda el avalista.

 

Coste 

Como es lógico, la entidad bancaria cobra un precio por el servicio de garantía que presta.

Este precio, que se suele llamar comisión, lo establece en función elementos como el importe de la obligación garantizada, el plazo de vigencia del aval o el mayor o menor riesgo de la operación.

Lo normal es que las entidades bancarias cobren un porcentaje inicial en concepto de “gastos de formalización” y un porcentaje trimestral mientras esté vigente.

Para calcular el coste total del aval, a las comisiones del banco hay que añadir los honorarios del notario que tiene que intervenir en su formalización.

 

Y hasta aquí llego con este artículo sobre el aval bancario. Espero que te haya sido de utilidad.

CONTABILIDAE