Compliance, el Témino Corporativo que Debes Conocer

El compliance es la clave para un negocio exitoso y para una empresa que se denomine seria. Asegura que tu empresa está siguiendo las reglas y regulaciones establecidas por las instituciones, además de por su propio decálogo interno. El compliance no es ningún capricho, sino una necesidad. Es importante tener una comprensión clara de qué es el compliance  y cómo se aplica en tu empresa. También es importante saber qué leyes se aplican a los empleados y a la organización, así como qué puede suceder si alguien no las cumple.

Hay muchos tipos diferentes de riesgos de compliance que una organización puede llegar a enfrentar. Estos incluyen financieros, operativos, regulatorios, legales y de reputación. Por tanto, la importancia del Compliance en las empresas tiene un carácter básico.

Es importante que las empresas no solo comprendan estos riesgos, sino que también tomen medidas para mitigarlos a fin de evitar cualquier tipo de daño o pérdida de reputación. El código ético de una empresa establece una serie de normas que son de obligado cumplimiento, no solo por tener estas normas comunes para todos, sino porque es una apuesta por la cultura empresarial sólida.

Los siguientes consejos ayudarán a hacer precisamente esto:

  • Establecer a una sólida cultura de compliance dentro de tu organización.
  • Capacitar a los empleados sobre las políticas de compliance.
  • Realizar auditorías internas.
  • Tener un plan efectivo de gestión de riesgos.
  • Mantener registros precisos de todas las transacciones
  • Implementar un sistema de informes.
  • Incidir en la cultura del compliance, dando relevancia a la importancia de cumplimiento de las normas.

Importancia de la cultura de compliance en las operaciones comerciales

En el mundo empresarial, la cultura de compliance es un sistema que asegura que todos los empleados conozcan las políticas y procedimientos de la empresa.

Una cultura de compliance es importante porque ayuda a las organizaciones a comprender mejor las reglas y regulaciones que deben seguir. También les ayuda a evitar cualquier tipo de problema legal. Por ejemplo, una empresa podría tener un empleado que conoce todas las normas y reglamentos, pero no le importan en absoluto. Esto podría dar lugar a algún tipo de infracción o falta de comunicación por parte de la organización.

El compliance también puede prevenir faltas o incumplimientos organizacionales al ayudar a los empleados a comprender completamente todas las reglas y regulaciones que están vigentes. Sin una cultura de cumplimiento, una organización podría estar operando en violación de la ley sin siquiera saberlo. Algunas empresas trabajan arduamente para desarrollar una estrategia de compliance porque quieren que su riesgo sea menor que el de otras compañías y desean evitar daños futuros.

El primer paso hacia el compliance suele ser establecer un conjunto de valores, principios o políticas. Estos deben estar alineados con la misión y la estrategia de la organización. El siguiente paso sería crear un equipo para supervisar su cumplimiento, que debería tener representantes de todas las partes de la organización. Este equipo elaborará políticas para diferentes áreas, como ética, informes financieros, productos y servicios, etc. Una vez que se haya hecho esto, debe comunicarse adecuadamente en toda la empresa para que todos sepan lo que se espera de ellos.

Cómo crear el programa de capacitación de compliance para una empresa

Los programas de capacitación en compliance son la columna vertebral de los esfuerzos de cualquier empresa para proteger a sus empleados y al público. El propósito de un programa de compliance es mantener a los empleados al tanto de las políticas y procedimientos de la empresa, para que puedan evitar infracciones en su trabajo diario.

Un programa efectivo de capacitación en compliance debe tener tres componentes clave:

  • Un mensaje claro sobre lo que se espera del empleado.
  • Un proceso para denunciar infracciones o sospechas de infracciones.
  • Una oportunidad para recibir feedback sobre qué cómo está funcionando el programa.

Para ello, la formación interna en la empresa se perfila como algo fundamental. Es necesario la apuesta de manera permanente por formar a todos los empleados y los equipos directivos en este sentido. No solamente por establecer una cultura de compliance dentro de la organización, sino por cumplir con toda la normativa y trabajar de una manera acorde a los tiempos que corren. Las empresas que se tomen este trabajo en serio son las que tendrán la oportunidad de establecer una adecuada cultura corporativa. Ya no hay excusa para no formarse en ese sentido, por lo que se debe ir dando pasos en esa dirección.

Aquellas empresas que trabajan en el compliance funcionan de una manera mucho más efectiva, porque saben en todo momento que es aquello que pueden realizar. Reduce las posibilidades de error, y los empleados tienen muy claro cuáles son sus cometidos. Por tanto, el compliance es siempre sinónimo de eficiencia. Podemos concluir diciendo que se trata de un estilo organizativo más que necesario.