Cómo contabilizar un Préstamo con Garantía

Ponte en situación: una empresa compra un local con un préstamo hipotecario y llega un momento en que no lo puede pagar. La consecuencia es que pierde el local, que pasa a ser propiedad del banco. 

O financia la compra de un camión siendo este la garantía del préstamo. Igual que en el caso anterior, si no lo paga deberá entregar el camión para saldar su deuda.

Pues bien, en este artículo vamos a ver cómo se contabilizan los préstamos con garantía (hipotecaria o no) y los asientos que hay que realizar si se ejecuta dicha garantía.

 

Cómo se contabiliza la concesión de un préstamo con garantía 

El hecho de que al formalizar un contrato de préstamo se pacte una garantía o cualquier tipo de aval no afecta a su contabilización. 

Es decir, los préstamos se contabilizan de la misma forma esté o no garantizado su cumplimiento, y el establecimiento de una garantía no se refleja contablemente porque no supone ningún movimiento o alteración patrimonial.

Lo veremos con un ejemplo: 

La sociedad “Hache, S.L.” solicita un préstamo con aval de coche por importe de 4.000 euros a través de Financer España. En su patrimonio:

  • Entran los 4.000 euros
  • Y nace una deuda por el mismo importe

La existencia del aval no implica ningún cambio ni en lo que tiene ni en lo que debe, y ese es el motivo por el que no hay que hacer ningún apunte contable en este sentido (sí que es obligatorio hacer mención en la memoria).

Pero puede llegar un momento en que “Hache, S.L.” deje de pagar el préstamo y pierda el coche porque se ejecute el aval. Esto sí implica una alteración patrimonial y es lo que vamos a ver cómo se contabiliza en este artículo.

Puedes ver el resto de asientos que se realizan durante la vida del préstamo en el siguiente artículo:

Contabilizar préstamo

Contabilizar la ejecución de la garantía 

Doctrina del ICAC 

La ejecución de la de la garantía o aval de un préstamo se contabiliza según lo establecido por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas en su Resolución de 1 de marzo de 2.013 donde establece que:

  1. Los bienes del inmovilizado cedidos en ejecución de una garantía o la dación en pago o para pago de una deuda se darán de baja por su valor en libros, circunstancia que originará la cancelación total o parcial, según proceda, del correspondiente pasivo financiero y, en su caso, el reconocimiento de un resultado.
  2. A tal efecto, la diferencia entre el valor razonable del inmovilizado y su valor en libros se calificará como un resultado de la explotación, y la diferencia entre el valor del pasivo que se cancela y el valor razonable del bien como un resultado financiero.

A efectos prácticos, lo que el ICAC establece es lo siguiente:

  • Se anotará contablemente la baja del inmovilizado que sale del patrimonio de la empresa y también la deuda que queda cancelada, ambas partidas por su valor contable. La diferencia entre los dos importes generará un beneficio o una pérdida, que se contabilizarán según lo que se establece a continuación.
  • La diferencia entre el valor razonable  del bien y su valor contable se registrará como un resultado de la explotación. 

A estos efectos podríamos utilizar, por ejemplo, las cuentas (671) Pérdidas procedentes del inmovilizado material o (771) Beneficios procedentes del inmovilizado material.

  • Por el contrario, la diferencia entre el valor razonable del bien y el montante de la deuda cancelada se contabilizará como un resultado financiero.

Las cuentas contables a utilizar serían (669) Otros gastos financieros o (769) Otros ingresos financieros.

Ejemplo 

La empresa obtiene un préstamo de 10.000 euros y, en garantía de su cumplimiento, ofrece un coche de su propiedad.

Al cabo de 1 año le resulta imposible seguir pagando las cuotas, por lo que el vehículo pasa a ser propiedad de la entidad financiera para cancelar la deuda pendiente. 

Los datos económicos son:

  • Deuda pendiente: 8.000 euros, de los cuales 1.000 vencen a corto plazo y 7.000 a largo.
  • Valor que adquisición del coche:  20.000 euros
  • Amortización acumulada:   5.000
  • Valor razonable del vehículo según el mercado: 12.000

Según esto, los datos a tener en cuenta para hacer el asiento contable serán:

Valor razonable  –  Valor contable   =   Resultado de explotación

12.000            –     15.000      =   – 3.000

Valor del pasivo   –  Valor razonable   =   Resultado financiero

8.000      –    12.000    =     –  4.000

Por lo tanto, el asiento contable a realizar sería:

1.000(520)Deudas a corto plazo con entidades de crédito
7.000(170)Deudas a largo plazo con entidades de crédito
3.000(671)Pérdidas procedentes del inmovilizado material
4.000(669)Otros gastos financieros
5.000(281)Amortización Acumulada del inmovilizado materiala(218)Elementos de transporte20.000

Como ves, las pérdidas totales ascienden a 7.000 euros (3.000 + 4.000) porque se ha cancelado una deuda de 8.000 con un bien que, en contabilidad, está valorado en 15.000 euros (20.000 precio de adquisición  –  5.000 amortización acumulada).

 

Y hasta aquí llego con este artículo sobre la contabilización de un préstamo con garantía que se ejecuta por incumplimiento. Espero que te haya sido de utilidad.