La Deflación: Definición, Causas, Consecuencias y Ejemplos

 

No creo exagerar mucho si digo que la deflación es una de las perores pesadillas del gobierno de cualquier país.

Sigue leyendo y entenderás perfectamente por qué.

En este artículo, además de su definición, las causas que la originan, las consecuencias que produce y las medidas que se pueden adoptar para paliarlas, encontrarás ejemplos sencillos que te serán de bastante utilidad.

Deflación: definición y causas 

Definición 

La deflación es la bajada generalizada de los precios de los bienes y servicios de un país que se mantiene a lo largo de un período de tiempo.

Esta definición se compone de varios elementos claros:

  • La bajada de precios tiene que ser generalizada, es decir, debe afectar la gran mayoría de los productos y servicios que integran el mercado.

Por ejemplo, desde hace algún tiempo los seguros de los coches son bastante más baratos que antes. Ahora bien, esto no es “deflación” porque se trata de una bajada de precios en un sector muy concreto del mercado.

  • Para que se califique como deflación, la disminución de los precios debe ser continuada en el tiempo: al menos durante dos semestres, según establece el Fondo Monetario Internacional.

 

Causas 

La deflación viene provocada, fundamentalmente, por dos causas: insuficiencia de demanda y exceso de oferta.

Las veremos por separado:

Insuficiencia de demanda 

Cuando se dice que un producto “está muy demandado” significa que hay mucha gente que quiere comprarlo.

Si, por el contrario, se dice que un producto o servicio “tiene poca demanda” supone que se vende poco porque hay poca gente que lo quiera.

Pues bien, si extrapolamos esta segunda idea a un mercado en general tendremos lo que es la “insuficiencia de demanda”: la intención de compra de los consumidores es más baja de lo normal, por lo que para poder vender sus productos las empresas tienen que bajar sus precios.

La población, que percibe esa tendencia bajista, prefiere esperar para comprar más adelante y así conseguir hacerlo por menos dinero.

Por lo tanto, esa disminución generalizada de los precios en lugar de reactivar el consumo (como podría parecer a simple vista) lo que provoca es menos demanda aún.

Como las empresas no venden con el margen que deberían se ven obligadas a disminuir los sueldos o a despedir a trabajadores.

Ambos hechos provocan, cómo no, más disminución de demanda porque la gente tiene menos dinero para gastar…..

Y se entra en un círculo vicioso del que es realmente complicado salir.

Tal vez también te interese:

Retenciones 2019: cálculo y tipos aplicables

Pautas para elegir curso de contabilidad online

La cuenta de pérdidas y ganancias con ejemplos y ejercicios resueltos

Ratios financieros: fórmula, interpretación y ejemplos

Exceso de oferta 

Imagina, por ejemplo (aunque sea un caso “poco técnico”), que un año la cosecha de naranjas es extraordinariamente buena y el mercado está “inundado” de esta riquísima fruta.

Como la cantidad que la población necesita comprar está muy por debajo del volumen que hay en el mercado los productores bajan los precios para poder darle salida.

Si no se tratara sólo de naranjas sino de la situación del mercado en general estaríamos ante un exceso de oferta que desembocaría en deflación: las empresas tienen que bajar los precios para deshacerse de su exceso de producción; al vender más barato tienen que reducir sus costes por lo que bajan los salarios o despiden a trabajadores; al tener menos recursos económicos la población consume menos así que la oferta sigue siendo excesiva; más bajada de precios, más reducción de costes salariales, menos posibilidad de consumo, …..

Como ves, las dos causas que provocan la deflación suponen lo mismo: hay mucha más cantidad de productos en el mercado de los que la población está dispuesta a comprar, bien porque la oferta sea excesiva, bien porque la demanda sea insuficiente, o bien por los dos motivos a la vez.

 

alt-deflacion

Ejemplos

A continuación, tienes un ejemplo de insuficiencia de demanda y otro de exceso de oferta.

La idea es que sepas distinguir ambas figuras con casos que se han dado en la “vida real”.

Las dos situaciones han provocado una disminución generalizada de los precios si bien no entro en este punto si “técnicamente” se ha producido deflación o no, porque como ya hemos comentado, para que ésta tenga lugar la bajada de precios se debe producir al menos durante dos semestres consecutivos.

 

Ejemplo de insuficiencia de demanda 

En Alemania se ha aplicado una política “neomercantilista” que ha provocado una insuficiencia de la demanda.

En términos muy generales el neomercantilismo intenta impulsar las exportaciones de un país haciendo que sus productos tengan unos precios más competitivos gracias a la reducción de costes salariales.

Esta reducción de sueldos hace que los costes de producción disminuyan, lo cual abarata el precio y hace al producto más vendible en el exterior. Pero en el interior provoca una disminución de la demanda porque la población, al haber reducido sus ingresos, dispone de menos dinero para gastar.

 

Ejemplo de exceso de oferta 

Un claro ejemplo de exceso de oferta es el que se produjo en la economía española al inicio de la crisis, en 2018:

En los años de bonanza económica anteriores a ese momento, la situación para la mayoría de las empresas era excelente: todo lo que se fabricaba se vendía, todo lo que se construía se compraba. La economía iba bien y la mayoría de la población tenía dinero para gastar….

Cuando se produjo la crisis financiera y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ya no se podía consumir de la misma manera que antes gracias al gran recorte del crédito y la masiva destrucción de empleo.

Pero las empresas tenían sus stocks a los niveles de cuando “se lo quitaban de las manos”, así que un exceso de oferta estaba encima de la mesa: había muchos más productos y servicios de los que los ciudadanos podían (o algunos querían) comprar.

 

Consecuencias de la deflación 

Ya hemos ido viendo a lo largo del artículo las consecuencias que provoca la bajada de precios que supone la deflación: disminución del beneficio de las empresas que provoca la reducción de salarios y el aumento del desempleo.

La bajada de sueldos y el desempleo conlleva, inevitablemente, el descenso del consumo que agrava la situación de las empresas, por lo que nuevamente tienen que bajar costes o cerrar….

Los ciudadanos que no ven mermados sus ingresos tampoco consumen al mismo ritmo de antes porque esperan a que los precios bajen aún más.

El valor real del endeudamiento es superior, porque hay que pagar el mismo importe de préstamo, por ejemplo, con menos ingresos.

Así que se entra en un círculo vicioso del que es muy, muy complicado salir.

Y la crisis económica es la reina de la fiesta….

 

¿Cómo se frena la deflación?

Las medidas que los gobiernos deben tomar para atajar la inflación tienen como finalidad última reactivar el consumo para que los precios vuelvan a subir.

A esto se puede llegar con actuaciones de diferentes tipos, pero hay que tener en cuenta que su aplicación no está exenta de “dificultades”.

 

Algunas medidas a adoptar para paliar la deflación 

  • Disminuir la presión fiscal para que las empresas puedan contar con más recursos para invertir y la población tenga más renta disponible.
  • Implementar políticas de aumento del gasto público, para que con el crecimiento de este tipo de inversión se cubra el déficit de demanda.
  • Aumentar la oferta de dinero en el mercado, lo que provocará aumento de los precios.
  • Reducir los tipos de interés para que se pueda acceder al crédito con más facilidad y, con ello, aumentar las inversiones y el consumo. A la vez también se consigue que no sea rentable tener el dinero ahorrado y se potencia más su “circulación”.
  • Devaluación de la moneda.

 

Dificultad a la hora de aplicar algunas de estas medidas 

Como he comentado antes las medidas vistas no son fáciles de aplicar, de ahí la dificultad de acabar con la deflación.

Piensa, por ejemplo, que la rebaja de impuestos implica, ciertamente, un aumento del dinero disponible para las empresas y los particulares.

Pero también supone, como no, un menor ingreso en las arcas públicas.  Y con esa merma en los recursos públicos difícilmente se pueden llevar a cabo políticas que conlleven aumento del gasto para elevar la demanda de bienes y servicios.

Sólo será posible recurriendo a aumentar el endeudamiento de la administración, cosa que no es la panacea precisamente…..

Por otra parte, cuestiones como el aumento de la emisión de moneda, su devaluación o la bajada de los tipos de interés son cuestiones que en la unión europea, por ejemplo, no pueden llevarlas a cabo los estados libremente….

 

Inflación y deflación 

La inflación es el fenómeno justamente contrario a la deflación: consiste en la subida generalizada de los precios de los bienes y servicios de un país que se mantiene a lo largo del tiempo, generalmente un año.

Supone una pérdida del poder adquisitivo de la población, porque con el mismo dinero se pueden adquirir menos productos.

Por ejemplo, una inflación del 10% quiere decir que el coste de la vida, en general, ha subido un 10%. Es decir, “vivir” cuesta un 10% más.

 

Diferencia entre inflación y deflación 

Teniendo en cuenta las dos definiciones, la diferencia entre inflación y deflación es evidente:

La inflación es la subida generalizada de precios mientras que la deflación es su bajada generalizada:

En la inflación los precios suben.

En la deflación los precios bajan.

En este artículo sobre la inflación podrás profundizar en ella.

 

Desinflación

La desinflación es la desaceleración de la subida de precios que provoca la inflación. Es decir, en un proceso inflacionista los precios están bajando pero aún no han llegado a su valor normal y, muchos menos, por debajo del mismo.

Por ejemplo, imagina que existe una inflación del 15% y que evoluciona hasta el 12% y después al 9%.

Se trata de un caso de desinflación porque los precios están bajando pero aún no han llegado a su precio normal, por lo que se trata de una “menor inflación”.

 

Diferencia entre deflación y desinflación 

La diferencia entre deflación y desinflación es la siguiente:

La deflación supone una bajada de precios generalizada sostenida en el tiempo: caen por debajo de su valor normal.

En la desinflación los precios bajan dentro de un escenario inflacionista, pero esa reducción no implica el fin de la inflación sino sólo un retroceso de la misma.

Hasta aquí llego con el tema de la deflación. Pienso que después de este artículo no te quedarán dudas de lo qué es exactamente, las causas que la originan o las nefastas consecuencias que conlleva.

 

Estanflación y deflación

Si empecé este artículo diciendo que una de las peores pesadillas que puede sufrir cualquier gobierno es tener que lidiar con la deflación en este momento te aseguro que, en ese sentido, la estanflación también está  ahí, ahí…. Es más difícil de atajar que la deflación pero se produce con bastante menos frecuencia.

La estanflación es el estancamiento de la economía en un escenario inflacionista. Es decir: en una situación de subida generalizada de los precios se produce, a la vez, una bajada de algún sector o en alguna zona concreta.

Es inflación y deflación juntas.

Y si ya de por si cada una de estas situaciones son complicadas de solucionar por separado imagínate atajarlas cuando se dan juntas, porque, en general, las medidas que sirven para paliar una producen el incremento de la otra.

Pásate por el siguiente artículo y podrás ver las causas que la originan, las consecuencias que produce y algunas posibles soluciones.

 

Estanflación 

 

Espero que este artículo sobre la deflación, y todo lo que hemos visto relacionado con ella, te sea de utilidad.

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email