Diferencia entre Catastro y Registro de la Propiedad

Aunque en ambos lugares figura información sobre inmuebles, hay importantes diferencias entre el Catastro y el Registro de la Propiedad.

En este artículo las vamos a explicar de manera sencilla, así que si no tienes del todo claro qué es cada cosa solo tienes que seguir leyendo y despejarás todas tus dudas.

 

Qué es el Catastro 

El Catastro es un registro administrativo que depende del Ministerio de Hacienda y contiene la descripción de los bienes inmuebles rústicos, urbanos y de características especiales. 

En él se detallan  todo lo relativo con sus propiedades físicas, económicas y jurídicas como, por ejemplo, la superficie de suelo, la superficie construida, el tipo de construcción, la representación gráfica, la antigüedad, el valor catastral, la titularidad…

La inscripción de los bienes es obligatoria y gratuita.

Para qué sirve 

El Catastro funciona como un censo de inmuebles en el que consta, además de las características que hemos comentado, una representación gráfica de los mismos. A cada uno se le asigna una referencia catastral, que es un código alfanumérico único que permite identificarlos a cualquier efecto.

Por eso, la información que ofrece sirve principalmente:

  • Como base de cálculo de determinados impuestos como, por ejemplo: Impuesto sobre Bienes Inmuebles, Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos, Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre el Patrimonio  o Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
  • Como refuerzo de la seguridad en las transacciones inmobiliarias, ya que permite identificar tanto la finca en cuestión como sus características, evitando así la comisión de fraudes o simples confusiones en las operaciones de las que sean objeto.
  • Como base de datos desde la que se ofrece información a las distintas administraciones públicas con el fin de que puedan tener acceso a su contenido.

Así, por ejemplo, los datos catastrales se utilizan para determinar la capacidad económica de los ciudadanos, por ejemplo, en los procesos de solicitud de becas al estudio, acceso a viviendas protegidas o a residencias para la tercera edad, y ello sin que el ciudadano tenga que aportar ninguna certificación catastral.

  • En general, se trata de una información necesaria y útil para el desarrollo e implementación de políticas relativas a la ordenación de territorio y urbanismo, al medio ambiente, agrícolas, ganaderas, forestales, etc.

Qué es el Registro de la Propiedad 

El Registro de la Propiedad es la oficina pública donde se anotan o registran los actos, contratos y resoluciones judiciales o administrativas que afecten a bienes inmuebles así como determinadas resoluciones judiciales que afectan a la capacidad de las personas.

En él se inscriben, por ejemplo, la compraventa de fincas urbanas o rústicas o la constitución de hipotecas.

 

Para qué sirve 

El Registro de la Propiedad sirve para dar publicidad a la información que consta en él y garantizar, así, la seguridad de las transacciones inmobiliarias.

Se trata, fundamentalmente, de que quien adquiera un inmueble pueda comprobar las circunstancias que afecten a su titularidad, como puede ser, por ejemplo, que está libre de cargas o que quien se lo transmite es su legítimo propietario. Para ello, cualquier ciudadano puede acceder a todos sus datos.

 

Diferencias entre el Catastro y el Registro de la Propiedad 

Las principales diferencias entre el Catastro y el Registro de la Propiedad son las siguientes:

  • Mientras que en el Catastro constan las características y datos geográficos de los inmuebles en el Registro de la Propiedad se hace referencia a quién es el propietario y a los elementos que afectan a su titularidad.
  • La inscripción inicial así como las modificaciones posteriores es obligatoria en el  Catastro mientras que en el Registro de la Propiedad es voluntaria.
  • El Catastro es gratuito pero el Registro de la Propiedad no.