3 Errores Comunes en la Gestión del Negocio del Autónomo

A la mayoría de los empresarios y profesionales que desarrollan su negocio con poco o ningún personal les toca muchas veces hacer de “hombre orquesta”. Cualquiera de ellos,  en un mismo día, puede que tenga que preparar un presupuesto, terminar el trabajo al que se comprometió, reunirse con un posible nuevo cliente y preparar las facturas para llevarlas a la asesoría porque en pocos días acaba el plazo para presentar los impuestos.

En estos casos, lo que con más frecuencia se deja para el día siguiente (hasta que se está acabando el plazo, claro) es lo relacionado con la contabilidad y con la asesoría , porque  instintivamente se suele priorizar lo que está directamente relacionado con las ventas, los cobros y los clientes.

Pues bien, en este sentido suelen ser tres los errores que se cometen con cierta frecuencia y que, como es lógico, tienen sus consecuencias. Ambas cosas te las contamos a continuación pero ya te adelanto que se pueden resolver si investigas cuál es la mejor gestoría online autónomos  y te fijas en cómo funciona y las ventajas que conlleva. Es posible que ahí des con la clave.

Error 1: Entregar las facturas a la asesoría a última hora

Lo que hemos dicho antes: cuando hay que atender a mil cosas se suele priorizar lo que tiene que ver con las ventas, los cobros y los clientes.  Y es lógico, porque es lo que produce dinero y es para eso para lo que se tiene un negocio…

Ahora bien, el entregar la documentación cuando queda muy poco tiempo para que finalice el plazo de presentar las declaraciones puede ocasionar varios problemas, como por ejemplo:

  • Que si está incompleta se tenga poco margen de tiempo para conseguir las facturas que faltan.
  • Que la asesoría no pueda dedicarle el tiempo que realmente necesitaría para tener la certeza de realizar el trabajo bien hecho porque vence el plazo.
  • Y lo más importante: que no se dispone de los datos económicos y financieros de la empresa con la fluidez necesaria para poder tomar decisiones.

Porque si bien es cierto que el dueño suele estar al tanto de los “números de su negocio” muchas veces lo hace a grandes rasgos y no es consciente de lo beneficioso que le puede resultar el disponer de la información detallada que ofrece la contabilidad.

Pero, claro, para que esto sea útil de verdad lo suyo es que se actualice mensualmente o, como mucho, cada dos meses, pero no una vez al trimestre y tres días antes de que acabe.

Error 2: No saber la cantidad a pagar hasta que llega el momento

Muy relacionado con lo anterior está el hecho de no llevar un control de los impuestos que se van a tener que pagar y enterarse dos días antes de su vencimiento.

Hay muchas sorpresas desagradables en este sentido y esta falta de previsión conlleva, muchas veces, la necesidad de hacer frente a una falta de tesorería  importante. Esto no solo es un problema de por sí sino que, además, añade estrés y más presión al empresario.

Nuevamente la solución es la misma que ya hemos mencionado en el punto anterior: si se proporciona a la asesoría la documentación con un periodicidad aceptable esta te podrá informar sobre el importe de las cantidades a pagar según los datos en su poder, lo cual te permitirá organizarte mejor y tomar decisiones con más criterio.

Error 3: No tener el archivo en su poder

También se da el caso de llevar las facturas a la asesoría y dejarlas allí de por vida… No es muy recomendable, la verdad, fundamentalmente por dos motivos:

Por un lado, porque es mucho más cómodo tenerlas a mano para poder realizar consultas o comprobar cosas. Y, por otro, porque es mejor que estén en tu poder y guardadas a buen recaudo, porque es tu responsabilidad conservarlas durante el plazo que marca la ley por si la Administración te las pide en cualquier momento.

Si te identificas con alguno de estos puntos te animo a que te plantees seriamente darle solución porque seguro que te alegrarás. Y si crees que te será más fácil hacerlo con el sistema que ofrecen las asesorías online (escaneo de documentación, posibilidad de consultar los datos online, etc.) quizá sea buen momento para dar el paso.