La Fórmula Debting: Donde la Banca no Llega

Pocas son las empresas que no tienen que recurrir a la financiación ajena para manejarse en su día a día o para acometer inversiones. En este sentido, todos sabemos lo que es un préstamo, una póliza de crédito o un leasing: son formas tradicionales de obtener liquidez para las que es necesario, fundamentalmente, que la empresa demuestre tener capacidad suficiente como para devolver el importe que recibe de una u otra manera. Y es lógico: el negocio de las entidades financieras es prestar dinero asegurándose, lo máximo, de que lo van a recuperar.

El inconveniente aquí es que hay compañías cuyos balances  reflejan una situación que no es lo suficientemente buena como para acceder a este tipo de créditos. 

Pues bien, para ellas y para todas aquellas otras que quieren optar a formas de financiación que no estén directamente ligadas a su nivel de solvencia existe la fórmula Debting que te explicamos a continuación.

 

Qué es la fórmula Debting y cómo funciona 

Es la manera con la que la empresa puede conseguir financiación de forma inmediata ofreciendo como garantía únicamente las cantidades impagadas por sus clientes. Es decir, la entidad puede obtener dinero a cambio de ceder a Debting los créditos que no han pagado sus clientes. 

Lo entenderás con el siguiente ejemplo:

Mi empresa tiene varios clientes que tenían que haber ingresado sus facturas hace unos meses pero que no lo hicieron (cantidades impagadas). Pues bien, Debting me entraga una cantidad de dinero a cambio de cederle la titularidad de esos créditos de forma que yo me desentiendo ya de esos importes y será Debting quien reclame el cobro a los clientes, pasando a ser de su propiedad el dinero que recupere.

Así, yo obtengo el dinero de forma inmediata a cambio de ceder a Debting el derecho a cobrar a esos clientes morosos.

Principales ventajas con respecto a otras vías de financiación 

Las principales ventajas de esta fórmula son las siguientes:

  • No es necesario que la empresa tenga cierto nivel de solvencia o de rentabilidad sino que lo que se considera es la situación del deudor.
  • El dinero que recibe no tiene que devolverlo, no es un préstamo.
  • La operación no consta en la CIRBE, por lo que no obstaculiza la posibilidad de acudir a otras formas de obtener liquidez.
  • No implica la aportación de garantías ni avales.

 

Requisitos para poder acceder a ella 

Para poder acceder a la fórmula Debting es necesario que los impagos reúnan los siguientes requisitos:

  • No puede haber transcurrido más de 5 años desde que venció la deuda.
  • Ha de estar debidamente documentada (factura, albarán, contrato…).
  • El montante de las deudas tiene que ser superior a 30.000 euros.
  • El número de deudores debe ser superior a 5, si bien es indiferente que se trate de clientes nacionales o internacionales.

Preguntas frecuentes

Algunas dudas que se suelen plantear con cierta frecuencia son las siguientes:

 

¿Si mi empresa no tiene solvencia puedo acceder a la liquidez?

Sí, porque lo que se tiene en cuenta es la solvencia de los deudores, no la de tu empresa. Es más, el hecho de que tu empresa figure en algún registro de morosidad es irrelevante.

 

¿Consume CIRBE?

No.

Se trata de un modelo de financiación alternativa, con lo que no consume CIRBE.

 

¿Qué tipo de deuda es la que sirve para acceder a este tipo de financiación?

Facturas impagadas o contratos incumplidos en los últimos 5 años.

 

¿Qué responsabilidad contraigo?

Que la deuda que se traslada sea líquida, vencida y exigible. A partir de ahí el cobro o no será de cuenta de Debting y si no consigue cobrar los impagos no tendrás que devolver el dinero recibido.

 

¿Qué documentación hay que aportar?

Las facturas, contratos, albaranes y cualquier soporte documental que justifique la existencia de la deuda.

 

Como ves, se trata de una forma de acceder al crédito muy sencilla, cómoda y rentable, porque transformas en dinero contante y sonante unos importes que no has podido cobrar por tus propios medios.