Cómo Contabilizar Determinados Gastos de Publicidad y Relaciones Públicas

Contratar una serie de anuncios en la radio o en vallas exteriores no plantea ningún problema a la hora su contabilización: se trata claramente de gastos de publicidad y como tales se anotan en el libro diario.

Pero ¿tienen la misma naturaleza los servicios de un profesional que diseña la campaña a implementar en las redes sociales? ¿O la compra de pantallas para publicidad interior, por ejemplo…?

En este artículo vamos a analizar una serie de casos que pueden plantear duda sobre si la cuenta contable que les corresponde es la 627 Gastos de publicidad, propaganda y relaciones públicas o no. 

Cuenta 627 Gastos de publicidad, propaganda y relaciones públicas 

Todos los gastos relativos a la publicidad y a las relaciones públicas se contabilizan en la cuenta 627 del plan contable.

En este sentido, y para situarnos, son gastos de publicidad aquellos en los que se incurre para promocionar y dar a conocer la empresa con el fin de aumentar las ventas.

Y gastos de relaciones públicas son aquellos que se llevan a cabo para establecer o fortalecer lazos comerciales, tanto con clientes como con proveedores.

Vamos a ver, a continuación, algunos casos concretos que pueden plantear duda sobre si se contabilizan en esta cuenta o les que corresponde otra distinta.

 

Algunos casos que, en la práctica, pueden plantear dudas 

Profesional que diseña la campaña de publicidad en redes sociales 

Está claro que la factura que cobra Facebook por la difusión de publicidad en sus redes sociales (Facebook e Instagram) es un gasto de publicidad que, como tal, se contabiliza en la cuenta 627.

Pero es muy habitual que este tipo de actuaciones se lleven a cabo por un profesional independiente (trafficker, media buyer, community manager…) que se encarga tanto del diseño y planificación de la estrategia como de implementar las campañas en sí.

Pues bien, este tipo de trabajos también se contabilizan como un gasto más de publicidad, aunque se trate de servicios profesionales.

Compra de pantallas para publicidad interior 

En muchos establecimientos se instalan pantallas en las que se emiten vídeos para, de una forma u otra, promocionar los productos o servicios que comercializa la empresa.

Pues bien, este tipo de pantallas son un elemento del activo de la empresa porque va a formar parte de su patrimonio durante un período de tiempo superior a un año.

Por tanto, se contabilizan como inmovilizado dentro de la cuenta 219 Otro inmovilizado material.

 

Fiesta organizada por la empresa para agasajar a clientes 

Los gastos que se originan cuando la empresa organiza cualquier tipo de fiesta o evento  para agasajar a clientes (o posibles clientes)  se consideran de relaciones públicas porque se llevan a cabo con el fin de iniciar o fortalecer relaciones comerciales, por lo que se contabilizan en la cuenta 627.

 

Fiesta organizada por la empresa para agasajar a empleados 

A diferencia de lo que ocurre en el caso anterior, cuando los invitados a la fiesta o eventos son los trabajadores de la empresa no existe un objetivo de marketing por lo que la cuenta a utilizar es la 629 Otros servicios.

Furgoneta con publicidad de la empresa 

Las furgonetas, coches, camiones o cualquier otro tipo de vehículo son parte del activo de la empresa, porque como hemos dicho al referirnos a las pantallas, permanecen en su patrimonio por más de un año.

En este sentido, el hecho de que tengan o no rotulación no afecta a su naturaleza y se contabilizan en la cuenta 218 Elementos de transporte.

También puede ocurrir que se compre la furgoneta y un tiempo después se mande a rotular. Pues bien, respecto a la factura que se recibe por este concepto la regla a aplicar es la misma: se contabilizará como mayor valor de inmovilizado en la cuenta 218 ya utilizada.