Hipoteca Fija o Variable ¿Qué será mejor en 2020?

En este artículo el autor invitado Andreas Valero nos habla sobre las diferencias, ventajas e inconvenientes de las hipotecas fijas y variables.

Plantearse comprar una casa puede ser uno de los objetivos que mucha gente se proponga para empezar el 2020. Pero no todo el mundo dispone de un capital suficiente para poder hacerlo, por eso muchos recurren a las hipotecas.

Elegir entre la firma de una hipoteca fija o una variable es uno de los grandes dilemas que se plantea todo aquel que está interesado en comprar un bien inmobiliario. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes y para tomar una buena decisión y poder conseguir una hipoteca barata es necesario tener toda esta información.

Una buena herramienta para poder elegir hipotecas baratas puedes utilizar un comparador de hipotecas baratas online.

Hipotecas Variables

Se trata de un préstamo hipotecario sujeto a un tipo de interés que varía en función de un índice de referencia, en España es el Euribor. Esto hace que las cuotas mensuales cambien.

Por norma general, la mayoría de bancos aplican a la hipoteca el estado del Euribor en el que se encuentre el mes en el que se firma la hipoteca. Lo normal es que se vaya actualizando cada seis meses siguiendo el último valor que haya registrado el Euribor.

Ventajas

Este tipo de producto financiero está sujeto a unos tipos de intereses menores que las hipotecas fijas.

Las hipotecas a tipo variable tienen unas cuotas mensuales menores que las hipotecas fijas. Esto hace que sean más atractivas para el cliente. Además, en el caso de que el Euribor se encuentre en un valor bajo, la cuota no será muy alta e incluso puede bajar.

Además, otra gran ventaja es que el plazo máximo en el que se debe de haber devuelto la cantidad de dinero siempre es más amplio con un préstamo hipotecario variable que en uno fijo.

Tal vez te interese:

Préstamo personal y préstamo hipotecario

alt-hipoteca-fija-o-variable

Inconvenientes

Un inconveniente a tener en cuenta es la cláusula suelo, que funciona como una especie de seguro para los bancos en caso de que se produzca una gran bajada del Euribor. En el caso de que esto se produzca los bancos establecen unos mínimos para garantizar que el cobro de las cuotas sea rentable.

Además alargar demasiado el plazo de devolución encarece el préstamo, ya que cuanto más tiempo pase más gastos por intereses habrá.

El principal problema que plantean este tipo de hipotecas es que al depender del euribor no dan la seguridad total de que siempre se vaya a apagar lo mismo. Igual que si baja el Euribor la cuota bajará y eso sería una gran ventaja, en el caso contrario de que subiese, también pagaremos más que en el momento de la contratación.

Esto hace que pueda llegar un momento en que la hipoteca fija salga más rentable que la variable ya que el riesgo de que cambien los intereses es mucho mayor.

Hipotecas Fijas

Hoy por hoy, la mayoría de las hipotecas que ofrecen los bancos son de tipo fijo debido a la gran bajada que el Euribor ha experimentado estos años, hasta quedar en negativo.

Ventajas

La principal característica de una hipoteca a tipo fijo, como su nombre indica, es que los intereses no cambian, es decir siempre se paga lo mismo. Esto se debe a que su importe no depende del Euribor. Por eso una de sus principales ventajas es que dan cierta estabilidad al hipotecado ya que la cuota siempre será la misma y no estará expuesta a la volatilidad del mercado.

Además, es una forma eficiente de escapar de la polémica cláusula suelo ya que estos intereses solo se encuentran sujetos a las hipotecas variables.

Inconvenientes

El principal inconveniente de contratar una hipoteca a tipo fijo es que de entrada las cuotas son más altas que en una hipoteca variable, lo que hace que a primera vista parezca una opción más atractiva la hipoteca variable.

Por eso muchas personas se plantean el siguiente dilema: ¿hasta que punto debería subir el euribor y los tipos de interés para que una hipoteca fija fuera más rentable que una variable?

Además hay que leer siempre la letra pequeña, ya que las hipotecas fijas están sujetas por una parte a los intereses nominales (TIN), pero lo que hay que vigilar es la tasa anual equivalente (TAE) que es el factor que nos dirá cuánto vamos a pagar realmente.

Elegir entre una hipoteca fija o variable no es tan sencillo, hay que tener en cuenta las posibilidades de cada persona y sobre todo el estado de la economía financiera, como los tipos de interés o el Euribor.

 

CONTABILIDAE