Impuestos Directos e Impuestos Indirectos: Definición y EJEMPLOS

Impuestos Directos e Impuestos Indirectos: Definición y EJEMPLOS

¿Quieres saber cuál es la diferencia entre impuestos directos e indirectos?

Si es así sólo tienes que seguir leyendo. Además antes, para que te sitúes,  empezaré por explicarte qué son los impuestos y las otras clases que existen (además de la que los agrupa entre directos e indirectos).

Te aseguro que con los ejemplos que te propongo no te quedará ninguna duda sobre esta materia.

Qué son los impuestos  

El estado obtiene el dinero que necesita para financiarse de diferentes fuentes. Una de ellas son los tributos.

Existen tres clases de tributos: las tasas, las contribuciones especiales y los impuestos.

  • Tasas: Son las que los ciudadanos tienen que pagar por actuaciones de la administración que les beneficia y que tienen que solicitar obligatoriamente.

Por ejemplo, las tasas de matrícula de una oposición: si quieres tener derecho a examinarte y optar a una plaza de funcionario tienes que pagar la tasa correspondiente. Y sólo los que la paguen podrán acceder al examen y la carrera de funcionario público.

  • Contribuciones especiales: Se pagará una contribución especial en los casos en los que los contribuyentes perciben un beneficio determinado, en su persona o en sus bienes, como consecuencia de una actuación administrativa que persigue el interés general.

Por ejemplo, instalar un acerado en una calle es la realización de una obra pública que produce beneficios para todos. Pero, además, hace que el valor de los inmuebles que hay en ella suba, por lo que el organismo que la haya llevado a cabo podría (si la ley así lo prevé) exigir una contribución especial para financiar la obra o parte de ella.

  • Impuestos: El caso de los impuestos es muy diferente de las tasas y las contribuciones especiales porque los ciudadanos están obligados a pagarlos sin recibir ningún beneficio concreto a cambio sino simplemente porque la ley así lo establece. Ahora bien, nacen como consecuencia de la capacidad económica del contribuyente.

Por ejemplo, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: el hecho de obtener ingresos superiores a la cantidad que su normativa reguladora establece indica que la persona tiene la capacidad económica necesaria para pagar este impuesto.

Teniendo en cuenta todo lo anterior podemos dar la siguiente definición: “los impuestos son aquellos tributos que se exigen por la ley atendiendo a la capacidad económica de los ciudadanos y que no llevan aparejado ningún beneficio específico o concreto para el contribuyente”.

Y el hecho de que la capacidad económica se ponga de manifiesto de muy distintas maneras es el motivo por el que hay diferentes impuestos.

 

Tal vez también te interese:

Contabilidad básica: para empezar por el principio

Patrimonio Neto (con ejemplos)

Diferencia entre Acreedor y Proveedor (con ejemplos)

 

Clases de impuestos 

 Se hacen distintas clasificaciones de los impuestos, pero las más importantes son las que los dividen en:

  • Impuestos estatales, autonómicos o municipales: Atendiendo a su ámbito territorial pueden ser de aplicación en todo el estado, en el territorio autonómico o en el municipio.
  • Periódicos o instantáneos: los impuestos periódicos se devengan en unas fechas concretas y de forma repetida en el tiempo, los instantáneos se liquidan cuando se producen los hechos imponibles fijados por la ley.
  • Impuestos reales o personales: en los impuestos reales la estructura del impuesto se asienta sobre un hecho objetivo (por ejemplo, vender un inmueble) mientras que los personales tienen como eje central a la persona (por ejemplo, los ingresos que obtiene una persona física).
  • Impuestos objetivos o subjetivos: en los impuestos subjetivos se tienen en cuenta las circunstancias personales del contribuyente para calcular la cuota a pagar, sin embargo, en los objetivos no.
  • Impuestos directos o indirectos: los veremos con más detalle a continuación.

 

alt-impuestos-directos-e-indirectos

Impuestos directos e indirectos: diferencia y ejemplos

En la definición de los impuestos, señalamos como uno de los elementos esenciales el hecho de que se exigen atendiendo a la capacidad económica de los contribuyentes.

Pues bien, esta capacidad económica se puede poner de manifiesto de muy diversas maneras y esa es la clave de la diferencia entre los impuestos directos y los indirectos: la forma en que se hace evidente la capacidad contributiva.

Lo veremos por separado.

 

Impuestos directos: definición y ejemplos 

Definición

Son impuestos directos los que gravan una manifestación directa o inmediata de capacidad económica, como es la obtención de renta o la posesión de patrimonio.

El simple hecho de poseer dinero o bienes evidencia que la persona tiene capacidad económica para asumir el pago de impuestos. Y lo mismo pasa con la obtención de ingresos.

El elemento que define a los impuestos directos es que gravan la obtención o tenencia de riqueza.

Ejemplos 

En otro apartado veremos los impuestos directos que existen en España, per aqui voy a poner unos ejemplos de impuestos hipotéticos para que te ayuden a entender el concepto:

  • El impuesto que recayera sobre el tener una cuenta con cierta cantidad de bitcoins sería un impuesto directo porque gravaría la tenencia de riqueza.
  • Si hubiera que tributar por ganar un premio de belleza el impuesto sería directo, porque esa ganancia supone una obtención de renta.
  • Si tuvieran que contribuir a las arcas públicas todas aquellas personas que son propietarias de un Seat Ibiza se trataría de un impuesto directo porque recaería sobre la posesión de un bien.
  • El tributo que tengan que pagar los youtubers por lo que ganen con su trabajo será un impuesto directo porque gravaría la obtención de ingresos.

 

Impuestos indirectos: definición y ejemplos 

Definición 

Los impuestos indirectos son los que gravan la capacidad económica que se pone de manifiesto de forma indirecta como consecuencia de la circulación de la riqueza, ya sea mediante el consumo de bienes o a través de su transmisión.

El hecho de realizar actos de consumo o de transmisión de bienes o derechos indica que  la persona que lo hace tiene una capacidad económica susceptible de ser gravada mediante un impuesto.

Y ese impuesto es indirecto porque nace cuando la riqueza circula.

 

Ejemplos 

Al igual que en el apartado de los impuestos directos, aquí te propongo una serie de ejemplos generales totalmente al margen de lo que pueda estar vigente en el ordenamiento jurídico:

  • Si compras unas entradas para ir a Eurovisión con tu churri tendrías que pagar un impuesto indirecto que gravaría el consumo.
  • La venta de bicicletas de segunda mano por wallapop tributaría por un impuesto indirecto porque estarías realizando la transmisión de un bien.
  • La compra de zumos para ir de botellón estaría gravada por un impuesto indirecto que recayera sobre el consumo.
  • Si finalmente te deja tu churri y decides vender las entradas de Eurovisión tendrías se devengaría un impuesto indirecto porque esa transmisión pone de manifiesto tu capacidad económica.

 

Diferencia entre ambos 

Con lo visto hasta ahora creo que la diferencia entre los impuestos directos e indirectos ha quedado suficientemente clara:

  • Los impuestos directos gravan la capacidad económica que se pone de manifiesto de una forma directa: mediante la obtención o posesión de riqueza.
  • Los impuestos indirectos gravan la capacidad económica que se pone de manifiesto de una forma indirecta: mediante el consumo o transmisión de riqueza.

El elemento diferenciador es obvio: mientras que los impuestos directos gravan la tenencia u obtención de bienes o derechos y los indirectos gravan su circulación.

 

Impuestos directos e indirectos en España                         

De los impuestos que regula el ordenamiento jurídico español unos son directos y otros indirectos.

A continuación, los veremos por separado pero nos vamos a central sólo y exclusivamente en los de ámbito estatal, es decir, los que son de aplicación en todo el territorio nacional.

 

Impuestos directos en España 

 Son los siguientes:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
  • Impuesto sobre la Renta de No Residentes.
  • Impuesto sobre Sociedades.
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
  • Impuesto sobre el Patrimonio.

 

Impuestos indirectos en España 

Son los siguientes:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
  • Impuestos Especiales.
  • Renta de Aduanas.

 

Otras clases de impuestos 

En el blog hay publicados otros artículos sobre otras clases de impuestos. Son éstos:

Impuestos Reales y Personales: Definición, Diferencias y Ejemplos

Impuestos Objetivos y Subjetivos: Definición y Diferencia (Con Ejemplos) 

Y si quieres ver la clasificación de los impuestos al completo pásate por éste:

Los Impuestos: Definición y Tipos (Con Ejemplos)

 

Dudas frecuentes 

¿El IBI es un impuesto directo o indirecto? 

El IBI, o Impuesto sobre Bienes Inmuebles, es un impuesto municipal que grava la titularidad de bienes inmuebles, y tienen que pagarlo tanto los sujetos que sean propietarios de inmuebles como los que sean titulares de un derecho de usufructo, de un derecho de superficie o de una concesión administrativa que recaiga sobre ellos.

Hemos dicho anteriormente que los impuestos directos son los que recaen sobre la obtención de renta y sobre la tenencia de bienes, mientras que los indirectos gravan la circulación o consumo de esos bienes.

Teniendo esto en cuenta, el IBI es un impuesto directo porque la obligación de pagarlo nace con la mera titularidad del bien (o de alguno de los derechos sobre el mismo que he citado anteriormente).

 

¿El IAE es un impuesto directo o indirecto ?

El hecho imponible del IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas) está constituido por el ejercicio de actividades económicas en el territorio nacional, con independencia de que se realicen o no en un local determinado y de que se hallen o no especificadas en las Tarifas del Impuesto.

No voy a repetir aquí otra vez la diferencia entre impuestos directos e indirectos (sería la enésima…) pero aplicándola a este caso la respuesta a la pregunta es clara: el IAE es un impuesto directo.

¿Por qué?

Es un impuesto directo porque recae sobre el ejercicio de la actividad económica y este simple ejercicio es el que supone la manifestación de riqueza que es susceptible de ser gravada. No comporta, por tanto, ni circulación ni consumo de bienes o derechos.

Una vez que se ejerce cualquier actividad se pueden conseguir beneficios con ella pero también pueden obtener pérdidas. Tal vez de ahí puedan surgir las dudas, pero como el nacimiento de la obligación de pagar el impuesto está ligado sólo al desarrollo de un negocio y no al resultado que se pueda obtener del mismo está clara su naturaleza de impuesto directo.

Y hasta aquí llego. Creo que en este artículo hemos dado un buen repaso a las clases de impuestos y sobre todo a la diferencia que hay entre impuestos directos e indirectos.

Espero que te sea de utilidad.

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email