Impuestos Objetivos y Subjetivos: Definición y Diferencia (Con Ejemplos)

¿Quieres saber a qué nos referimos, exactamente, cuando hablamos de impuestos objetivos y subjetivos?

En este artículo te explico, de una forma clara y sencilla, qué es cada uno de ellos. Sigue leyendo y aprenderás a diferenciarlos fácilmente y con seguridad.

Y como sé que como mejor se entienden las cosas es con ejemplos también encontrarás bastantes….

Impuestos objetivos: definición y ejemplos

Definición de impuestos objetivos 

Los impuestos objetivos son aquellos que gravan una manifestación de la riqueza sin tener en cuenta, en ningún momento, las circunstancias personales del contribuyente.

La ley, al configurar sus elementos, no hace ninguna referencia a característica alguna de quien debe pagarlos.

Esto quiere decir que cuando un impuesto es objetivo todo el que esté obligado a pagarlo lo va a hacer en la misma cuantía, independientemente de cual sea su situación personal.

Por ejemplo, el Impuesto sobre el Valor Añadido es un impuesto objetivo porque todos pagamos lo mismo por las operaciones que están sujetas a él.

Y por eso toda persona que compre un coche deberá pagar el 21% de IVA: los casados, los solteros, los que tienen hijos, los que no, los mayores de 65 años, los desempleados, etc.

Esto es lo que significa que no se tienen en cuenta las circunstancias personales del obligado al pago.

 

Ejemplos de impuestos objetivos 

Si la ley los regulara, los siguientes impuestos serían de naturaleza objetiva:

  • Se establece la obligación de pagar 5 euros por cada entrada que se compre para un concierto. Su importe no varía en función de las características de la persona que compra la entrada por lo que estamos ante un impuesto objetivo.
  • Toda persona que sea propietaria de un libro de Harry Potter deberá pagar un euro al año al ayuntamiento de su municipio. Se trata de un impuesto objetivo porque no existe una casuística que tenga en cuenta datos personales.
  • Usar calcetines de color violeta está gravado con un impuesto de ámbito nacional. Como todo el que use calcetines de ese color debe pagarlo, se configura como un impuesto objetivo.

 

Tal vez también te interese:

Impuestos Reales y Personales: Definición, Diferencias y Ejemplos

Impuestos Directos e Impuestos Indirectos: Definición y EJEMPLOS

184 Ejercicios de Contabilidad Financiera Resueltos

Contabilidad Básica para Principiantes y Conceptos Contables Imprescindibles

alt-Impuestos-objetivos-y-subjetivos

 

Impuestos subjetivos: definición y ejemplos 

 

Definición de impuestos subjetivos 

Los impuestos subjetivos son aquellos que gravan una manifestación de la riqueza teniendo en cuenta las circunstancias personales del sujeto que debe pagarlos.

La ley, al regularlo, establece una serie de elementos que harán que cada contribuyente pague el tributo en una cuantía que variará según su situación económica, familiar, laboral, etc.

La forma en que se contemplan este tipo de circunstancias en la liquidación de los impuestos puede ser estableciendo reducciones en la base imponible, bonificaciones y deducciones en cuota, diferentes tipos de gravamen, …..

El típico ejemplo que se suele utilizar de impuesto subjetivo es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, porque es archiconocido por todos.

Y es que en IRPF el contribuyente que tiene hijos pequeños paga menos que el que no los tiene, o con los mismos ingresos se paga menos si se es mayor de 65 años, o también se paga menos si se está casado y el cónyuge no tiene ingresos, o si se trabaja por cuenta ajena en lugar de por cuenta propia, etc.

 

Ejemplos de impuestos subjetivos 

Para que te resulte más fácil apreciar la diferencia, a continuación veremos los ejemplos de impuestos objetivos que comenté anteriormente pero “transformados” en impuestos subjetivos:

  • Se establece la obligación de pagar un impuesto por cada entrada que se compre para un concierto: los mayores de 30 años pagarán 5 euros y los menores de esa edad pagarán 3. Como su importe varía en función de una característica de la persona que compra la entrada (su edad) estamos ante un impuesto subjetivo.
  • Toda persona que sea propietaria de un libro de Harry Potter deberá pagar un euro al año al ayuntamiento de su municipio, teniendo en cuenta que por cada hijo menor de 10 años que tenga podrá deducir un 10% de la cuota. El tener hijos menores de 10 años es una circunstancia personal que modifica la cantidad a pagar, por lo que se trata de un impuesto subjetivo.
  • Usar calcetines de color violeta está gravado con un impuesto de ámbito nacional que tendrán que pagar todas aquellas personas que estén casadas. El impuesto en cuestión tiene la naturaleza de subjetivo, porque se atiende a una circunstancia personal del contribuyente (su estado civil) para marcar el nacimiento de la obligación tributaria.

 

Diferencia entre impuestos objetivos y subjetivos 

 

La diferencia entre los impuestos objetivos y subjetivos radica en que en los primeros no se tienen en cuenta las circunstancias personales del contribuyente a la hora de configurar los elementos que integran el impuesto mientras que en los segundos si que se contemplan esas circunstancias.

 

Fíjate en este ejemplo:

La ley establece la obligación de pagar un impuesto al propietario que cambie el color de su coche:

  • El importe será de 500 euros por vehículo. Es un impuesto objetivo.
  • El importe será de 500 euros por vehículo, pero los contribuyentes que formen parte de una familia numerosa podrán practicar una deducción del 25%. Es un impuesto subjetivo.

 

Cuando las características del contribuyente se tienen en cuenta como elemento definitorio del impuesto estamos ante un impuesto subjetivo, como pasa en este segundo caso del ejemplo.

Y hasta aquí llega el post que dedico al tema de los impuestos objetivos y subjetivos. Creo que con sus explicaciones y los ejemplos que contiene no te quedarán dudas sobre el concepto de cada uno y la diferencia que existe entre ambos. Espero que te sea de utilidad.

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email