Impuestos Reales y Personales: Definición, Diferencias y Ejemplos

Una de las clasificaciones más importantes que se establecen en los impuestos es la que los divide en impuestos reales y personales.

Con este artículo entenderás perfectamente que caracteriza a cada uno de ellos y la diferencia que existe entre ambos.

Y todo explicado con ejemplos que te serán de mucha utilidad y te facilitarán la comprensión.

 

Cómo se configuran los impuestos, ya sean reales o personales 

Todos los impuestos se tienen que establecer y regular mediante una ley, aunque alguno de sus elementos se pueden desarrollar a través de un reglamento.

[“Ley” es la norma que se aprueba en el parlamento, mientras que el “reglamento” lo elabora y aprueba el gobierno siguiendo las directrices marcadas por la ley que desarrolla].

Por lo tanto, es la ley la que determina cuando se produce el hecho imponible que da lugar al nacimiento de la obligación tributaria. Y lo hace configurando todos y cada uno de sus elementos.

Con este ejemplo entenderás lo que esto quiere decir:

Imagínate que se establece un impuesto que deberán pagar todos los hombres de 40 que vean en televisión más de tres partidos de fútbol a la semana.

Pues bien, la norma que lo regule deberá establecer claramente todos los elementos que lo configuran y que serán, por ejemplo:

  • Que se entiende exactamente por “ver un partido de fútbol”: si se consideran como tal los vistos en la casa propia, en la de cualquier amigo o familiar, en un bar…..
  • Cuánto y cuándo habrá que pagar, dónde habrá que hacerlo y qué impresos se utilizarán para su liquidación.
  • Si existe alguna bonificación por algún motivo concreto, por ejemplo, los partidos del mundial.
  • Cuándo se empieza a estar obligado al pago: ¿desde el mismo día del cumpleaños o al día siguiente?

Todo tiene que estar previsto por la norma, y de esa forma se sabrá con certeza en qué casos hay que pagarlo.

Quédate con esta idea porque te va a ser de utilidad para comprender la definición de los impuestos reales y personales que te doy a continuación.

 

Impuestos reales: definición y ejemplos 

Definición de impuestos reales 

Los impuestos reales son aquellos que se estructuran y definen sin tener en cuenta a ningún sujeto determinado.

La ley configura todos sus elementos, pero entre ellos no existe ninguno que se refiera o haga referencia a una persona.

Esto quiere decir que los impuestos reales se devengan independientemente que quien sea la persona que realiza el hecho imponible en cuestión.

El ejemplo que he puesto anteriormente del impuesto “que tienen que pagar los hombres de 40 años que vean más de tres partidos de fútbol en televisión” No es un impuesto de carácter real porque uno de sus elementos esenciales es una persona con unas características determinadas (hombres de años). Tiene, claramente, la naturaleza de impuesto personal.

Tal vez también te interese:

18 Programas de Contabilidad (con precios)

Ratios

Retenciones irpf 2018

Curso de contabilidad básica

Inflación:definición

Ejemplos de impuestos reales 

Si nuestro ordenamiento jurídico contemplara los siguientes impuestos serían de carácter real:

  • La compra de un teléfono móvil: se grava el hecho de la compra en sí, sin considerar quien la realiza, por eso es un impuesto real.
  • El ser titular de un inmueble que radique en una calle cuyo nombre empiece con vocal: se devengará independientemente de quien sea el titular, así que es un impuesto real.
  • Recibir un paquete de Amazon. Si cada vez que alguien (persona física o jurídica) recibe un paquete de Amazon se produce el hecho imponible estamos ante un impuesto real, porque el elemento personal no es definitorio.

 alt-impuestos-reales-y-personales

Impuestos personales: definición y ejemplos 

Definición de impuestos personales 

Los impuestos personales son aquellos que se estructuran y definen teniendo en cuenta a un sujeto determinado.

La ley, al configurar sus elementos, lo hace partiendo de la intervención de una persona concreta.

Esto implica que los impuestos personales sólo se devengarán cuando la persona en cuestión realice el hecho imponible que se grava, pero éste nunca se va a “diseñar” al margen de un sujeto como ocurre en los impuestos reales.

Volviendo al ejemplo de la visión de más de tres partidos de fútbol por los hombres de 40 años que he comentado al principio comprenderás que se trata de un impuesto de carácter personal, porque no se entiende sin el elemento subjetivo: hombre de 40 años.

 

Ejemplos de impuestos personales 

 A continuación, veremos los ejemplos anteriores pero “transformados” en impuestos personales:

  • La compra de un teléfono móvil por una persona rubia natural: ya no se grava el hecho de comprar un teléfono considerado de forma aislada, sino que sin la intervención de una persona rubia natural no se produce el devengo. Se trata, por tanto, de un impuesto personal.
  • El ser titular de un inmueble que radique en una calle cuyo nombre empiece con vocal siempre que el propietario resida en el extranjero. Date cuenta que al incluir el requisito de que el propietario resida en el extranjero se está introduciendo un elemento personal, por lo que el impuesto adquiere esa naturaleza.
  • Recibir un paquete de Amazon cuando el adquirente mida más de 1,95. Solo habrá que pagar este impuesto cuando se cumpla el requisito de la altura del receptor, lo que deja fuera a muchas personas físicas y a todas las jurídicas. Se trata por tanto de un impuesto personal porque se articula con una persona como eje central.

 

Diferencia entre impuestos reales y personales 

La diferencia entre impuestos reales y personales es clara: mientras que los impuestos reales se construyen y articulan sin tener en cuenta la presencia de ningún sujeto, en los impuestos personales la presencia de una persona determinada es un elemento esencial y determina su nacimiento.

Ojo: en los impuestos reales intervienen personas, faltaría más, (en la fecha de publicación de este artículo no tengo constancia de que los impuestos los paguen las “cosas” o las máquinas) pero no son un elemento definidor del impuesto.

Un último ejemplo:

Se establece un impuesto que grava la venta de un vehículo en los siguientes términos:

  • Cada vez que se venda un vehículo se pagará un impuesto del 5% de su valor: impuesto real.
  • Cada vez que una sociedad limitada venda un vehículo se pagará un impuesto del 5% del su valor: impuesto personal

En el segundo caso la intervención de una sociedad limitada es elemento esencial del impuesto, y por eso es de carácter personal.

 

Y hasta aquí llega este artículo sobre impuestos reales, impuestos personales y la diferencia entre ambos. Espero que te haya sido de utilidad y que sus ejemplos te faciliten la comprensión de esta materia.

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email