Los Impuestos: Definición y Tipos (Con Ejemplos)

 

Nos guste más o menos todos pagamos impuestos, esa es la verdad. Y lo hacemos continuamente, muchas de las veces sin ser muy conscientes de ello: al tomar un café en un bar, al comprar una entrada para un concierto, al matricular un coche, al hacer una obra en casa…..

En este artículo vamos a acercarnos al tema de los impuestos de forma que cualquiera pueda conocer su definición y su clasificación, lo cual será muy útil si queremos entender nuestro sistema tributario.

Además, encontrarás ejemplos que te facilitarán bastante la compresión.

 

Los impuestos: definición

Los impuestos son una clase de tributos 

Todas aquellas cantidades que los ciudadanos tienen que pagar al estado porque una ley les obliga a ello se denominan tributos.

Existen tres clases de tributos:

  • Tasas: se pagan a cambio de una prestación que realiza la administración pero que es obligatoria para el sujeto.

Por ejemplo, el importe que tienes que pagar al solicitar o renovar el D.N.I.: ciertamente el estado te está prestando el servicio que consiste en expedir el documento, pero no es decisión tuya solicitarlo o no sino que la normativa te obliga a tenerlo y que esté en vigor.

  • Contribuciones especiales: hay que pagarlas cuando a raíz de una actuación administrativa dirigida a satisfacer el interés general se beneficia una o varias personas.

Por ejemplo, se podría establecer el pago de una contribución especial a los propietarios de los inmuebles que radiquen en un camino al que el ayuntamiento le ha puesto aceras, asfalto e iluminación. Como consecuencia de esas obras sus propiedades han aumentado de valor, aunque no se hayan acometido con esa finalidad específica.

  • Impuestos: su cobro se exige sin que haya mediado actuación alguna por parte de la administración.


Qué son los impuestos 

Son la vía más importante de financiación de las arcas públicas y podemos definirlos de la siguiente manera:

Los impuestos son la clase de tributos que se exigen por el estado sin contraprestación alguna y que se establecen atendiendo a su capacidad económica.

Como ves se caracterizan por dos notas:

  • Son cantidades cuyo pago se exige sin que exista contraprestación alguna por parte del estado.
  • Gravan la capacidad económica del contribuyente.

Esta capacidad económica para contribuir a las arcas públicas es el eje sobre el que se basa la exigencia de los impuestos y se pone de manifiesto:

1.- Mediante la obtención de ingresos.

Por ejemplo, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas grava la obtención de ingresos por el contribuyente, de forma que si una persona no obtiene rentas por encima de una cantidad mínima no tiene que pagar este impuesto (sus recursos no son suficientes como para contribuir a los gastos públicos)

2.- Mediante la posesión de bienes.

Por ejemplo, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles tienen que pagarlo todos aquellos que sean propietarios de inmuebles, porque esta titularidad indica que se poseen las condiciones que permiten pagar este impuesto.

3.- Mediante la circulación o consumo de bienes.

Por ejemplo, el Impuesto sobre el Valor Añadido grava el consumo de bienes de forma que todo el que adquiera bienes y servicios deberá pagarlo, aunque quien compre un coche que valga 50.000 euros pagará 10.500 euros de IVA (el 21%), mientras que quien compre un coche de 20.000 euros sólo pagará 4.200 euros (también el 21%): quien más consume (porque puede hacerlo) más paga.

Tal vez te pueda interesar:

Retenciones 2.018: Cálculo y Tipos Aplicables

La Inflación: definición, causas y tipos (con Ejemplos)

Ratios Financieros: Fórmulas, Interpretación y Ejemplos

A la hora de establecer una clasificación de los impuestos se atiende a distintos criterios: según el ámbito territorial en el que despliegan sus efectos, en función de si tienen en cuenta o no las circunstancias personales del contribuyente, atendiendo a la naturaleza de su tipo de gravamen, etc.

Veremos a continuación los más significativos.

 alt-impuestos

 

Tipos de impuestos

Impuestos estatales, impuestos autonómicos e impuestos municipales 

Atendiendo a la administración que los exige los impuestos se dividen en estatales, autonómicos y municipales.

Impuestos estatales 

Son aquellos impuestos que se exigen por el estado y, por lo tanto, tienen aplicación en todo el territorio nacional.

Por ejemplo, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto estatal.


Impuestos autonómicos

Son aquellos impuestos que se exigen por las comunidades autónomas y, por ello, su aplicación se circunscribe al ámbito territorial de la comunidad.

Puedes ser:

  • Impuestos propios: establecidos y regulados por la propia comunidad.
  • Impuestos cedidos: son establecidos y regulados por el estado pero su gestión y/o recaudación está cedida a las comunidades autónomas.

Un ejemplo de un tributo autonómico propio es el Impuesto sobre las Bolsas de Plástico de Un solo Uso en Andalucía y uno de impuesto cedido es el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

 

Impuestos municipales

 Municipales son los que se exigen por los ayuntamientos, por lo que son de aplicación sólo en el territorio del municipio.

Por ejemplo, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

 

Impuestos directos e indirectos 

Son impuestos directos aquellos que gravan la capacidad económica que el contribuyente pone de manifiesto de forma directa, esto es, mediante la obtención de renta o a través de la titularidad de bienes.

Son impuestos indirectos los que gravan la capacidad económica que el contribuyente pone de manifiesto de forma indirecta, es decir, mediante la circulación de la renta o el consumo de bienes.

En este artículo puedes ver la diferencia entre ambos de una forma más detallada y con numerosos ejemplos:

Impuestos Directos e Impuestos Indirectos: Definición y EJEMPLOS

Impuestos personales y reales 

Son impuestos personales los que se estructuran y definen teniendo en cuenta a una persona determinada, ya sea física o jurídica. Por ejemplo, el Impuesto de Sociedades.

Por el contrario, son impuestos reales los que se estructuran y definen sin tener en cuenta una persona determinada. Por ejemplo, el Impuesto sobre el Valor Añadido.

Pincha en el siguiente enlace y podrás ver este tema de una forma más extensa y con numerosos ejemplos.

 Impuestos Reales y Personales: Definición, Diferencias y Ejemplos

 Impuestos objetivos y subjetivos

Los impuestos objetivos son aquellos en los que no se contemplan las circunstancias personales del contribuyente. Por ejemplo, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Los impuestos subjetivos son aquellos en los que si se tienen en cuenta las circunstancias personales del contribuyente. Por ejemplo, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

A continuación de dejo un post en el que desarrollo un poco más (y con ejemplos) estos conceptos:

Impuestos Objetivos y Subjetivos: Definición y Diferencia (Con Ejemplos)

 

Impuestos sintéticos y analíticos 

Son sintéticos los impuestos en los que en su base imponible no se hace distinción en función del origen que pueden tener las rentas que la integran.

Son impuestos analíticos aquellos en los que se distingue, en función de su origen, entre las distintas partidas que integran la base imponible.

Lo verás más claro con un ejemplo:

El Impuesto de Sociedades, por ejemplo, es un impuesto sintético porque el tipo de gravamen se aplica a la base liquidable en su totalidad que ésta es el beneficio total que ha obtenido la entidad.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, sin embargo, es un impuesto analítico porque se aplican tipos de gravámenes diferentes a la base imponible general y a la base imponible del ahorro.

[Para ser rigurosos técnicamente hay que decir que el tipo de gravamen se aplica, en realidad, sobre la base liquidable que es el resultado de aplicar a la base imponible los ajustes que establece la normativa de cada impuesto. No he usado este término porque creo que la idea se entiende mejor tal como la he explicado, pero es importante que sepas que esto es lo correcto.]

 

Impuestos proporcionales, progresivos y regresivos 

Impuestos proporcionales 

Son impuestos proporcionales aquellos en los que se establece un tipo de gravamen fijo, que no varía en función de si la base liquidable es menor o mayor.

Por ejemplo, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles es un impuesto proporcional porque su tipo de gravamen es único.

 

Impuestos progresivos 

Son impuestos progresivos aquellos en los que el tipo de gravamen es más alto conforme más alta sea la base imponible.

Por ejemplo, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto progresivo porque contiene una escala de gravamen que se aplica por tramos, de forma que a cada tramo de base se le aplica un tipo de gravamen cada vez más alto.

Por ejemplo, si mi base liquidable asciende a 30.200 euros:

  • A los primeros 12.450 euros se les aplicará un tipo del 19%
  • A los siguientes 7.750 euros se les aplicará el 24%
  • Y a los siguientes 10.000 euros se les aplicará el 30%.

Como ves, a medida que la base liquidable sube también aumenta el tipo aplicable.

Con la progresividad en los impuestos lo que se persigue es que proporcionalmente pague más quien tenga una capacidad económica más alta.

 

Impuestos regresivos

Son impuestos regresivos aquellos en los que el tipo de gravamen disminuye a medida que aumenta la base liquidable.

En nuestro ordenamiento jurídico no existe ningún impuesto regresivo porque su implantación conlleva que las personas con menos recursos paguen más que las que las que tienen más posibilidades económicas.

 

Impuestos periódicos y no periódicos 

Los impuestos periódicos son aquellos cuyo devengo se repite en el tiempo en unas fechas concretas.

Los impuestos no periódicos son aquellos que cuyo devengo no va unido a unas fechas concretas sino a la realización o no del hecho imponible.

Por ejemplo, el Impuesto de Sociedades es un impuesto periódico porque se devenga todos los años.

Sin embargo, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales es un impuesto no periódico porque se devenga sólo cuando se produce una transmisión patrimonial, independientemente de la fecha en la que ésta tenga lugar.

 

Y hasta a aquí llego con el este artículo sobre los impuestos. Hemos visto su definición y su clasificación Realmente espero que te sea de utilidad.

 

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email