Incentivos Económicos del Contrato de Formación para las Empresas

El contrato de formación en alternancia es uno de los tipos de contrato que queda fortalecido tras la reciente Reforma Laboral. El objeto de esta modalidad es permitir a los trabajadores compatibilizar la formación con una actividad laboral remunerada (el salario será establecido según el convenio colectivo aplicable y en ningún caso podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional).

Son dos las características que hacen que el contrato en alternancia sea tan atractivo para las empresas: es el único contrato bonificado (pudiendo ahorrarse hasta el 100% de las cuotas de Seguridad Social) y puede tener una duración mínima de 3 meses, por lo que es una gran alternativa a los contratos temporales y al ya extinto contrato por Obra y Servicio.

En este artículo analizaremos los incentivos económicos que pueden percibir las empresas al incorporar personal bajo esta modalidad. Si quieres formalizar un contrato en alternancia, puedes solicitar más información aquí: www.audiolis.com/contratos-de-formacion 

Reducciones en las cuotas de la Seguridad Social

Como adelantábamos, este contrato formativo permite a las empresas ahorrar en gastos de personal, puesto que el coste de Seguridad Social puede ser cero euros. Esta bonificación dependerá del número de trabajadores que tenga la empresa:

  • Las organizaciones que cuenten con una plantilla de hasta 250 trabajadores podrán aplicar una reducción del 100%.
  • Si la empresa tiene más de 250 trabajadores, la reducción de las cuotas empresariales a la Seguridad Social será del 75%.

Para practicar estas bonificaciones en los seguros sociales, la empresa debe cumplir con una serie de requisitos. En caso de no poder bonificarse, la cotización del contrato de formación es siempre fija y reducida. Por lo que sigue presentando ventajas frente a otros tipos de contrato.

 

Bonificaciones en el coste de la formación

La formación que recibe el trabajador durante su contrato también es 100% bonificada. Así, los costes asociados al aprendizaje no tendrán que ser asumidos ni por la empresa ni por el trabajador. La formación podrá realizarse a través de especialidades formativas o certificados de profesionalidad, y estará siempre relacionada con la ocupación para la que ha sido contratado el alumno.

Incentivo económico por tutorización laboral

Para garantizar el correcto desempeño del trabajador en formación en sus responsabilidades laborales, la empresa deberá designar un tutor. Así, el alumno tendrá un tutor académico (designado por el centro de formación) y un tutor en la empresa.

Al designar al tutor laboral, el empresario recibe una bonificación de hasta 80 euros mensuales, si la plantilla tiene menos de 5 trabajadores, y de 60 euros al mes cuando el número de trabajadores es superior a 5.

 

Bonificación por transformación en indefinido

Adicionalmente, las empresas que incorporen trabajadores con el contrato en alternancia y transformen el contrato a indefinido, podrán disfrutar de incentivos económicos (en su cuota empresarial a la Seguridad Social) durante tres años:

  • 1.800 € anuales, si es una trabajadora mujer.
  • 1.500 € anuales, si es un trabajador hombre.

Sumando todas estas bonificaciones, la empresa puede ahorrarse hasta 5.000 euros anuales al contratar trabajadores con el contrato en alternancia. Además, no existe límite de contratos en esta modalidad por empresa.