Lease Back: Definición, Ventajas, Desventajas y Ejemplo

Si quieres saber qué es exactamente el lease back estás en el sitio adecuado, porque en este artículo trataremos esta figura en profundidad.

Además de su definición y funcionamiento veremos otros aspectos como, por ejemplo, sus características más significativas, las principales ventajas y desventajas que conlleva, en qué se diferencia del leasing o qué es exactamente el lease back inmobiliario.

Y terminaremos con un ejemplo.

 

Lease back: definición, funcionamiento y características 

También conocido como retroleasing, esta fórmula conjuga la trilogía más significativa del mundo financiero: compra-venta-arrendamiento.

Surge para responder las necesidades derivadas de las grandes crisis económicas, en las cuales es necesario cambiar las reglas de juego para conseguir liquidez de forma urgente.

Cuando se da la situación de que el empresario necesita hacer uso de dinero en efectivo, pero no cuenta con él, puede recurrir a su patrimonio mobiliario o inmobiliario para obtener el efectivo que le hace falta.

Es en este momento que entra en escena el lease back.

Definición 

El lease back es la figura por la que el propietario de un bien mueble o inmueble lo entrega a una sociedad de leasing a cambio de un importe en efectivo y de un contrato de arrendamiento con opción de compra.

Consiste, por lo tanto, en efectuar una operación de leasing, pero a la inversa. Es decir, el propietario de los bienes se convierte en su arrendador para poder obtener el equivalente de dichos bienes en dinero.

El papel que juega cada una de las partes intervinientes está claro: por un lado está la empresa de leasing, que oficia de intermediaria financiera para captar capitales provenientes del ámbito privado y así destinarlos a este tipo de operaciones, mientras que por el otro se encuentra la parte usuaria, la cual es una empresa que se dedica a la industria, comercio o servicios profesionales.

Funcionamiento 

Abordado desde la perspectiva económica, el lease back consiste en una movilización de capitales inmovilizados por parte de la empresa que entrega el bien a un tercero. El objetivo es claro: que la empresa obtenga liquidez, pero que conserve el derecho de usar el bien a cambio del pago de su arrendamiento.

Una vez realizada la operación, quien era el propietario se compromete a pagar el arrendamiento financiero del bien que ha cedido, al tiempo que se reserva el derecho de compra de éste al final del contrato, para lo cual deberá pagar su valor residual, es decir, la diferencia entre su valor y lo ya pagado por concepto de arrendamiento.

Por ejemplo, si se tiene una fotocopiadora, pero se necesita el valor en efectivo de ésta, el propietario la entrega a una sociedad de leasing, obtiene el dinero correspondiente a su valor, pero la sigue utilizando mediante el pago de mensualidades por alquiler.

En lo referente al precio del activo, éste no podrá ser bajo ningún concepto arbitrario sino que se debe recurrir a una tasación profesional, la cual arrojará el valor de mercado del bien. Las partes acordarán el porcentaje que formará parte del arrendamiento y cuál el de la opción de compra que se podrá ejercitar al final.

El paso siguiente consiste en analizar la capacidad de pago mensual que tiene el propietario, lo cual les permitirá a las partes involucradas fijar la cantidad a pagar mensualmente y el total de mensualidades.

Todos los términos se recogen en dos contratos: uno de compraventa, por el que se vende el bien a la empresa de leasing, y otro de arrendamiento financiero con el fin de que la empresa pueda seguir usándolo en calidad de arrendatario y con posibilidad de volver a adquirirlo mediante el ejercicio de la opción de compra.

Tal vez también te interese:

Qué es el leasign

Renting: definición

Leasing financiero y leasing operativo

 

Características 

Una operación de lease back como tal presenta las siguientes características:

  • Es forma de obtención de liquidez: a cambio de la cesión del bien, el propietario obtiene el dinero en efectivo correspondiente al valor del elemento que ha cedido.
  • Incluye la opción de recuperación del bien: al finalizar el contrato de arrendamiento y, siempre y cuando haya sido pagada la totalidad del importe acordado, el propietario puede optar por adquirir nuevamente la propiedad del objeto que ha cedido, a cambio de abonar la diferencia entre el importe pagado y el valor del bien.
  • La titularidad del bien pasa a la sociedad de leasing: quien entrega el dinero en efectivo a la otra parte, pasa a adquirir la titularidad del bien en cuestión. Si el propietario que lo cedió ejercitara la opción de compra final entonces recuperaría la titularidad perdida.
  • La empresa mantiene el derecho de usufructo: la clave de la fórmula del lease back es que el propietario que cede el bien conserva el derecho de hacer uso de éste. La sociedad de leasing solamente recibe las mensualidades correspondientes al arriendo, pero no puede utilizar el bien en ningún momento.
  • No implica merma en el patrimonio empresarial: al no existir dudas razonables de que se ejercitará la opción de compra el bien seguirá formando parte de la contabilidad de la empresa como una partida más del activo.
  • Doble naturaleza a la hora de aplicar el IVA: el lease back tributa en IVA como una entrega de bienes por la venta del activo, mientras que el contrato de arrendamiento financiero es considerado como una prestación de servicios.

Ventajas y desventajas del lease back 

Las principales ventajas del lease back son:

  • Permite la liberación de activos fijos para obtener liquidez inmediata.
  • Es una herramienta útil para de cubrir las necesidades de tesorería a corto plazo.
  • No requiere de mucha burocracia.
  • Se puede readquirir el bien al final del contrato.
  • Maximización del valor del activo por parte del propietario que cede su bien.
  • Ahorro financiero en comparación con una venta al uso.
  • Mayor flexibilidad que un crédito, ya que se puede financiar la totalidad de la inversión.
  • Tiene las mismas ventajas fiscales que el leasing.

 

Podemos señalar como desventajas del lease back las siguientes:

  • No cualquier bien puede ser objeto de una operación de este tipo: su antigüedad, estado de conservació,… su valor, en definitiva, es lo que va a determinar el que una entidad financiera acceda a celebrar un contrato de esta naturaleza.
  • El bien utilizado en el lease back no puede ofrecerse como garantía de otra operación financiera (un préstamo, por ejemplo) porque no es propiedad de la empresa.
  • Aunque la utilización del elemento sea en concepto de arrendataria, la empresa está obligada a asumir no sólo los gastos de mantenimiento y conservación sino también los ocasionados por averías aunque sean extraordinarias, incluso si ocasionan la pérdida del bien.

Diferencia entre leasing y lease back

El leasing es una operación que consiste en arrendar un equipo, pero previendo la opción a compra al final del contrato

En lease back, el propietario cede su propio bien a un tercero, quien le paga su valor en efectivo y el propietario se convierte en arrendatario de ese elemento que ha cedido. Al final del contrato, podrá volver a adquirirlo ejercitando la opción de compra que también contiene.

El leasing y el lease back se basan en el mismo principio, pero la diferencia fundamental es que son operaciones opuestas en lo referente al orden: en el leasing se parte sin el bien con la finalidad de adquirirlo, mientras que en el lease back se parte teniendo el bien, pero convirtiéndose en su arrendatario para obtener liquidez inmediata.

 

Lease back inmobiliario 

El lease back inmobiliario es la operación mediante la cual el propietario de un inmueble se lo cede a la empresa de leasing mediante un contrato de compra-venta, pero quien lo adquiere se lo cede en arrendamiento al propietario inicial, el cual conservará el derecho a hacer uso de él. 

Al final del contrato, el propietario podrá volver a adquirir el inmueble mediante el pago del valor residual acordado. 

En situaciones en las que la empresa no pueda (o no le convenga) obtener un préstamo hipotecario, por ejemplo, puede resultarle interesante la figura del lease back inmobiliario para obtener la financiación que necesita.

 

Ejemplo

El que viene a continuación podría ser un ejemplo práctico de un lease back:

El día 20 de noviembre de 2018, la empresa Carnevale S.A. entrega en calidad de lease back una máquina envasadora que tiene a su nombre a una sociedad de leasing. Cuando la adquirió, en el año 2010, pagó 120.000 euros por ella, pero las amortizaciones anuales han hecho que su valor actual sea de 90.000 euros. Por lo tanto, esta última suma es la que recibe en efectivo.

A su vez, firma un contrato de arrendamiento financiero mediante el cual pagará 1.200 euros mensuales durante veinticuatro meses a la sociedad de leasing. Se acordará el precio de compra final y a éste se le descontarán 28.800 euros, los cuales ya habrán sido abonados en alquiler.

Esa diferencia será el importe a abonar en concepto de opción de compra y que permitirá a la empresa recuperar la propiedad de la máquina.

 

Y hasta aquí llego con este artículo sobre el lease back. Espero que te haya sido de utilidad.

CONTABILIDAE