3 Ideas para Montar un Negocio con Poca Inversión

Iniciar un negocio requiere de una inversión económica que será mayor o menor en función de la actividad de la que se trate.

En este artículo te vamos a dar tres ideas que puedes aplicar para abaratar los costes iniciales de forma que resulte más asequible emprender.

¿Hay algo más barato que el alquiler? Sí: el coworking 

Si estamos hablando de montar un bar, una tienda, un gimnasio, un taller de reparación de coches, un salón de bodas… está claro que necesitas un local con unas características y localización adecuadas.

Pero si tu tipo de negocio es otro y con una oficina tienes suficiente es muy interesante la utilización de un coworking.

Y si no tienes del todo claro qué es un coworking debes saber que se trata de  un espacio de trabajo compartido con otras personas.

Por la cantidad estipulada puedes utilizar un lugar en una sala común o un despacho para ti solo y es posible, incluso, que se permita el uso por horas o por días… Depende del sitio.

Los servicios incluidos pueden variar también pero el wifi, la luz y la limpieza están dentro del precio. Te ahorras el desembolso en mobiliario, en cafés e incluso puede que en equipo tecnológico si cuentan con salas de videoconferencias. 

El abaratamiento de los costes resulta evidente. Pero es que además puedes relacionarte con otros profesionales de tu mismo sector o de otros diferentes, establecer sinergias y, por qué no, socializar un poco con personas de inquietudes similares.

Haz variables los gastos fijos que se presten a ello 

Una vez que hagas una lista con los gastos fijos que vas a tener analízalos para saber si se pueden hacer variables, de esta forma solo tendrás que asumirlos si verdaderamente los consumes.

Por ejemplo: necesitas un secretario que se encargue de las labores administrativas. Pues bien, existen empresas que prestan esos servicios de forma puntual y a las que puedes comprarles “paquetes de horas” en función de tus necesidades (por ejemplo, los asistentes virtuales). A lo mejor una semana lo vas a necesitar un par de días, la siguiente nada, la otra cinco días seguidos…

De esta forma tendrás el trabajo hecho y te evitas el tener que contratar a un trabajador desde el principio con el gasto fijo mensual que supone.

 

Busca programas con versión gratuita 

En el mercado hay muchos programas que cuentan con una versión gratuita. En algunos casos es la misma que la de pago pero que solo se puede usar por un tiempo determinado (normalmente 15 días o un mes). En otros casos, puedes utilizarlos indefinidamente pero tienen menos funcionalidades que la versión de pago.

Investiga un poco en ese sentido, porque igual necesitas un CRM, por decir algo, pero con las prestaciones de la versión gratuita de una determinada marca tienes suficiente. 

Ya es un gasto que te ahorras…

Y hasta aquí las tres ideas que te prometí pero no quiero dejar pasar la oportunidad de animarte a que seas creativo. En definitiva, se trata de mirar con otros ojos lo que siempre se viene haciendo de una forma concreta y partir de la idea de que es posible que haya otra manera.