Paycomet, uno de los TPV’s Mejor Valorados por sus Clientes

Para cualquier tipo de negocio es imprescindible tener un sistema para realizar la gestión de las ventas, lo que se conoce como TPV (terminal en punto de venta), y gracias al datáfono efectuar los pagos. Es importante elegir el más adecuado para generar confianza a los clientes.

Paycomet es la plataforma de pagos omnicanal con más de 10 años de experiencia que ayuda a todo tipo de empresas a vender y cobrar sus productos y servicios a nivel mundial. Desde 2018, forman parte del Grupo Banco Sabadell.

Su tecnología innovadora y de alta seguridad les hace ser referentes en su sector. Brindan los mejores servicios para aumentar las ventas y fidelizar clientes, ofreciendo una experiencia segura y rápida.

¿Qué es un TPV virtual?

Con un negocio online se hace necesario ofrecer esta herramienta de pago. Al igual que el modelo físico, el TPV virtual de Paycomet realiza cobros de forma instantánea, pero todo es a través de internet.

Debe estar vinculado a una cuenta bancaria y al ser virtual amplía el número de opciones de pago. Dar más facilidades a los clientes hace también que aumente el abanico de potenciales compradores, al disfrutar de una compra por internet segura y sin complicaciones.

¿Qué ventajas ofrece Paycomet?

Tiene varios puntos fuertes que la convierten en una de las plataformas de sistemas de pago favoritas para los propietarios de negocios.

Dispone de un sobresaliente servicio de atención al cliente y las comisiones son muy competitivas. En cuanto a los costes, un punto muy importante, Paycomet ofrece posiblemente las mejores tarifas del mercado.

Si emprendes un nuevo negocio, su tarifa plana de 19€ al mes es de lo más económico que se puede encontrar, pero también tiene una tarifa personalizada para empresas con un mayor volumen de venta y con excelentes ventajas.

Aunque pertenece al Grupo Banco Sabadell, no se necesita tener una cuenta en este banco para usarlo. Vinculado a la entidad que se quiera, el TPV virtual de Paycomet da todo tipo de opciones para cerrar una venta: por teléfono, solicitando y capturando el número de tarjeta en tiempo real y mediante un link directo hasta el pago.

Además, ofrece la posibilidad de pagar a través de Bizum, otra opción más para los clientes a la hora de realizar el pago.

Está adaptado al protocolo PSD2, la directiva europea que regula los servicios de pago. Para los consumidores esto significa mayor agilidad gracias a que el proceso es más rápido, sin tantos intermediarios con la entidad financiera, y garantiza una mayor seguridad y protección de los datos de la tarjeta bancaria.

Ofrece una seguridad máxima ya que utilizan la certificación PCI-DSS Nivel 1, que es la más avanzada que existe. De hecho, fueron pioneros en España al obtener esta certificación.

Por último, esta plataforma de pago resulta muy rápida y simple de integrar en cualquier entorno. Es muy fácil de configurar y en cuanto a la visualización resulta muy cómoda para el consumidor. La página de pagos se puede personalizar con la apariencia de la web y en cualquier idioma. Del mismo modo, la página de pago y los mensajes se amoldan a cualquier dispositivo y resolución.

 

¿Qué requisitos hay que cumplir para tener un TPV virtual?

Las principales condiciones para solicitarlo son: ser empresa o autónomo, disponer de una página web operativa, tener carrito de compra y que el aviso legal, las políticas de entrega y devolución y las condiciones generales sean visibles.

Para contratar un TPV online los requisitos son muy básicos, pero es importante elegir el más idóneo para un mayor éxito de tu e-commerce.