Guía para Realizar un Plan de Crecimiento de Pequeños Negocios

Hoy nos visita como autor invitado Jorge Quesada y nos explica los diferentes pasos a seguir a la hora de marcar la estrategia de crecimiento de un pequeño negocio:

Todo negocio necesita un plan de crecimiento y es una de las primeras cosas que debes hacer apenas abras tu empresa. Este plan será una guía de acción en el que describirás los puntos principales para alcanzar el crecimiento que quieres.

Aparte de escribir tus objetivos, puedes especificar cómo harás para alcanzarlos, si usarás una calculadora de préstamos en línea para planear el pago de tus cuotas, si contratarás personal o si comprarás equipos.

A continuación, los pasos que debes seguir:

 

Define tus objetivos

Si deseas avanzar, el primer paso es saber hacia dónde hacerlo. Al definir cuáles son esos objetivos y metas que quieres lograr, sabrás en qué invertir tus esfuerzos y no estarás disperso ni perderás tiempo ni dinero en hacer cosas o inversiones que no están relacionadas al progreso de tu negocio.

Estas metas deberían ser de corto, mediano y largo plazo, y las cortas deben contribuir a alcanzar las medianas y las largas. Algunas de esas metas pueden ser: consolidar clientes, alcanzar cierto nivel de ventas a final de mes, pagar algún crédito que hayas pedido, entre otros.

Establece tu estrategia de acción

Una vez que hayas escogido tus metas, debes planificar cómo lograrlas. Por ejemplo si una meta a mediano plazo es pagar un crédito, puedes usar una calculadora de préstamos para evaluar los intereses que se sumarán a tu deuda y así planear en cuántos meses podrás pagar lo que debes.

Si deseas alcanzar más clientes, deberás definir tu cliente ideal. Si lo que quieres es alquilar un local, fija tu presupuesto y define las características que debería tener ese lugar. Ser específico sobre tus metas y cómo las puedes alcanzar, te acercará mucho más a tu objetivo.

Evalúa tu posibilidad de inversión

Para hacer crecer tu negocio es esencial tener dinero para poder invertir en aquellas cosas que necesitas desarrollar. Aún cuando no cuentes con el dinero que deseas, es básico que definas en qué te gustaría invertir y cuánto dinero hace falta para ello.

Ya luego puedes evaluar qué tan factible te resultaría solicitar un crédito o préstamo. Recuerda que usando una calculadora de préstamos puedes ver cuánto te tocaría pagar por mes y cuáles serían los intereses, lo que te ayudaría a ver de una forma mucho más clara qué tan rentable sería un crédito para ti.

Tal vez te pueda interesar:

Capital social de una empresa

Contabilizar intereses por aplazamiento

Adelántate a las amenazas de tu negocio

Si bien el plan de crecimiento es un espacio que se presta para aspirar a todo lo que quieres lograr, también debes ser realista y definir cuáles pueden ser las amenazas de tu negocio. Al tener esto claro, te puedes adelantar a cualquier situación adversa y planificar cómo responderás ante un evento indeseado.

Por ejemplo, una de esas amenazas puede ser no lograr cierta cantidad de ingresos al mes y debes anticiparte a la posibilidad de que eso ocurra. Si tienes un plan de respuesta, un evento inesperado no logrará acabar con la estabilidad de tu negocio.

Monitorea tu progreso

Esto es importante para ver qué tal avanza tu negocio y comprobar si estás alcanzado tus metas. Al monitorear tu avance te darás cuenta de si tu estrategia está funcionando o si hay algunas cosas que debes cambiar y ajustar. Si no estás obteniendo los resultados que deseas, puedes replantear tu estrategia o implementar cosas nuevas.

El crecimiento de un pequeño negocio es algo que lleva tiempo y que requiere paciencia y mucha dedicación. No te compares con otros emprendedores y asegúrate de que estás haciendo tu mejor esfuerzo. Hacer crecer un negocio es todo un desafío pero con un plan de acción podrás lograrlo.