El Principio de Devengo (Con Ejemplos)

¿No tienes claro qué es el principio de devengo en contabilidad?

Si es el caso estás en el sitio correcto, porque en este artículo podrás ver, entre otras cosas, qué es exactamente, cuál es su aplicación en contabilidad, en qué se diferencia del principio de caja, lo que significa el devengo en el ámbito tributario …..

Y todo con ejemplos que te facilitarán mucho la compresión.

 

El principio de devengo en contabilidad 

Qué es el principio de devengo en contabilidad 

El principio de devengo es un criterio de imputación temporal por el que los ingresos y los gastos se deben registrar en el ejercicio en el que realmente se produzcan, con independencia de cuál sea la fecha en la que se cobren o paguen.

Veamos esta definición por partes para que quede bien claro su significado:

 

1.- Es un criterio de imputación temporal de ingresos y gastos.-

Un criterio de imputación temporal es aquel que determina en que momento debe producir efectos el hecho del que se trate.

En este caso, los hechos en cuestión son los ingresos y los gastos de la entidad, por lo tanto el principio de devengo establece el período en el que los ingresos y gastos producen sus efectos en la contabilidad y se deben incluir, por tanto, en su cuenta de resultados.

2.- Los ingresos y gastos se deben registrar en el ejercicio en el que realmente se produzcan.-

Está bastante claro: es en el ejercicio en el que se producen los ingresos y los gastos en el que deben incluirse en la contabilidad.

El único elemento a considerar es que haya tenido lugar el hecho económico en cuestión (la compra de mercancía, la prestación del servicio, etc.).

3.- Y ello, con independencia de la fecha en la que se cobren o paguen.-

Es decir: el momento en el que se produzca el movimiento de dinero que acompaña a toda operación económica (cobro o pago)  es indiferente para determinar su imputación a un ejercicio contable.

Sólo se atenderá a la fecha en la realmente ha tenido lugar la operación.

 

El principio de devengo en el plan general contable 

El plan contable dedica su primera parte a lo que denomina Marco Conceptual de la Contabilidad y que incluye, como su nombre indica, los conceptos básicos por los que se rige la contabilidad en nuestro ordenamiento jurídico.

En su punto tercero trata sobre los “principios contables”, y son los siguientes:

1.- Empresa en funcionamiento.

2.- Devengo.

3.- Uniformidad.

4.- Prudencia.

5.- No compensación.

6.- Importancia relativa.

Y el principio de devengo lo define de la siguiente manera:

“Los efectos de las transacciones o hechos económicos se registrarán cuando ocurran, imputándose al ejercicio al que las cuentas anuales se refieran, los gastos y los ingresos que afecten al mismo, con independencia de la fecha de su pago o de su cobro.”

 

¿Es de aplicación obligatoria? 

Sí, es obligatorio.

De hecho, no sólo lo es el principio de devengo, sino que todos los principios contables son de aplicación obligatoria, de manera que cualquier empresa que no los acate estará llevando la contabilidad de una forma que no cumple con la legalidad vigente.

 

Tal vez te pueda interesar:

Curso de contabilidad 

El libro diario en contabilidad

Debe y haber en 7 ideas fundamentales (Con ejemplos)

 

principio-de-devengo

 

Ejemplos de principio de devengo 

Ejemplo 1 

Un ejemplo de lo más gráfico con el que comprenderás perfectamente lo que estamos hablando es el de una operación de compra que se realiza en un ejercicio y se cobra en el siguiente.

Es decir, supongamos que se compra una partida de mercancía en noviembre de 2.019 y se paga en febrero de 2.020.

Pues bien, en virtud de la aplicación del principio de devengo, la compra se imputará al ejercicio 2.019 que es cuando efectivamente ha tenido lugar, independientemente de que se pague en el año siguiente.

Y que se imputará al ejercicio 2.019 significa que será en ese año en el que se incluirá en su cuenta de explotación y, por lo tanto, afectará al resultado final de ese ejercicio.

 

Ejemplo 2 

Otro caso muy habitual es el de la seguridad social de los empleados: se paga siempre al final del mes siguiente a aquel al que corresponde.

Es decir, la seguridad social correspondiente a las nóminas de marzo se paga al final del mes de abril, la que corresponde a mayo se paga al final de mes de junio, …. Y así sucesivamente.

La seguridad social que corresponde al mes de diciembre de 2.019, por ejemplo, se paga al final del mes de enero de 2.020.

Pero, en aplicación del principio de devengo, el “gasto” que supone se imputa al año 2.019. Y es por eso por lo que será en este ejercicio en el que se tendrá en cuenta a la hora de determinar el beneficio o la pérdida obtenido en el ejercicio de su actividad.

 

Principio de devengo y principio de caja 

El principio de caja es también un criterio de imputación temporal de ingresos y gastos.

Como ya hemos visto antes, al explicar el principio de devengo, este tipo de criterios son los que se utilizan para determinar en qué momento produce efectos una determinada operación en el sentido de tenerla en cuenta para calcular el resultado del ejercicio (beneficio o pérdida).

  

¿Qué es el principio de caja? 

Por el principio de caja los ingresos y gastos se imputarán al ejercicio en el que se cobren o paguen.

Esto es: se atenderá a la corriente monetaria real que se produzca para incluir un ingreso o un gasto en la cuenta de explotación de un determinado ejercicio.

 

Diferencia entre el principio de devengo y el principio de caja 

La diferencia es obvia porque, como hemos visto, son criterios contrapuestos:

  • Según el principio de devengo los ingresos y gastos se imputarán al ejercicio en el que realmente se produzcan, independientemente de cuando tenga lugar su cobro o su pago.
  • Según el principio de caja los ingresos y gastos se imputarán al ejercicio en el que se cobren o se paguen, independientemente del momento en el que tengan lugar.

 

Aplicación del principio de caja en contabilidad 

El principio de devengo es de aplicación obligatoria según el Plan contable, por lo que el principio de caja no tiene cabida en el campo de la contabilidad en España.

 

Ejemplos 

Siguiendo los mismos ejemplos expuestos más arriba el resultado al que se llegaría si se aplicara el principio de caja sería el contrario:

  • La compra de mercancía que tiene lugar en noviembre de 2.019 y se paga en febrero de 2.020 se imputaría al ejercicio 2.020, porque es el año en el que realmente se paga.
  • El gasto de seguridad social de las nóminas de diciembre de 2.019 se imputarían al ejercicio 2.020 porque es en su mes de enero cuando se pagan.

En ambos casos, por lo tanto, ambas operaciones se incluirían en la cuenta de resultados del ejercicio 2.020 y no afectarían para nada al beneficio o pérdida del 2.019.

  

El devengo en materia fiscal  

El devengo de un impuesto es el momento en el que se produce la realización del hecho imponible y nace, por tanto, la obligación tributaria.

Es uno de los elementos esenciales de los tributos, motivo por el cual viene determinado por la normativa propia de cada uno.

Es importante que quede claro lo siguiente:

  • El devengo determina el nacimiento de la obligación tributaria.
  • Diferente de eso es el nacimiento de la obligación del pago del tributo que ya se ha devengado.

Lo verás más claro con los siguientes ejemplos.

 

Ejemplos 

Ejemplo 1 

El período impositivo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas coincide con el año natural y su devengo es el día 31 de diciembre de cada ejercicio (salvo en caso de fallecimiento).

El día 31 de diciembre, por lo tanto, nace la obligación tributaria. Esto implica, entre otras cosas, que ciertas circunstancias que afectan a la liquidación del impuesto sean las que se den en ese momento (31 de diciembre) como por ejemplo la edad del contribuyente, la edad de los hijos, la convivencia con ascendientes, …..

Ahora bien, la obligación de pagar este impuesto es más adelante: suele ser de abril a junio del año siguiente.

 

Ejemplo 2 

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles se devenga el día 1 de enero, pero la fecha en que se tiene que pagar es otra distinta.

Éste es un impuesto municipal y en cada municipio la fecha de pago varía pero la de devengo es inamovible: 1 de enero.

Imagínate, por ejemplo, que eres propietario de un inmueble que vendes en el mes de febrero. Pues bien, el pago del IBI de ese ejercicio te corresponde a ti porque tú eras el titular en la fecha de devengo (1 de enero) que es el momento en el que nace la obligación tributaria.

 

Y hasta aquí llego con este artículo en el que hemos recogido las ideas fundamentales sobre el principio de devengo. Espero que te sea de utilidad.

 

 

 

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email