Ratio de Liquidez: Fórmula, Interpretación y Ejemplos

El análisis económico y financiero de la empresa se suele llevar a cabo con la aplicación de una serie de ratios que ponen de manifiesto la idoneidad o no de la situación que se desprende de los estados contables de la entidad.

Uno de estos indicadores es el ratio de liquidez.

Con este post entenderás a la perfección  qué es lo que mide exactamente y aprenderás con ejemplos cómo se aplica su fórmula y cuál es su interpretación y su valor óptimo.

 

 

¿Qué es el ratio de liquidez? 

 En el devenir de su negocio las empresas contraen deudas que en un mayor o menor período de tiempo tienen que devolver, como es lógico.

Es fundamental, por tanto, que su nivel de solvencia sea adecuado y no sólo ya para poder cumplir con las obligaciones contraídas sino también para poder seguir recurriendo a la financiación ajena en el futuro.

Pues bien, uno de los indicadores que mide este dato pero referido al corto plazo es el ratio de liquidez, que podemos definir de la siguiente forma:

El ratio de liquidez pone de manifiesto la capacidad de la empresa para hacer frente al pago de sus deudas que vencen a corto plazo.

Y como lo que se pretende es analizar si la entidad tienes recursos disponibles en la medida suficiente para afrontar sus obligaciones más inmediatas se hace poniendo en relación estas dos partidas del balance de la entidad:

  • El activo corriente, que está formado por los bienes y derechos que o son líquidos (dinero en caja o en bancos) o se pueden hacer líquidos fácilmente (existencias, cantidades que deben los clientes u otros deudores a corto plazo o inversiones financieras a corto plazo).
  • El pasivo corriente, que está formado por todas las deudas que vencen a corto plazo, es decir, en un período de tiempo inferior a un año.

Ratio de liquidez: fórmula, interpretación y valores óptimos 

El ratio de liquidez se calcula aplicando la fórmula que veremos a continuación. También te explicaré cómo se interpreta el resultado obtenido y cuál es su valor óptimo.

 

Tal vez te puede interesar:

 El curso de contabilidad que no es para ti

Contabilidad básica y conceptos contables para principiantes

Aprende a hacer asientos contables y serás feliz

 

Fórmula 

 Partiendo de los datos del balance de situación, el ratio de liquidez se calcula aplicando la siguiente fórmula

 

Ratio de liquidez  =   Activo Corriente / Pasivo Corriente

 

Los valores que se tienen en cuenta son:

  • El activo corriente, que de todos los bienes y derechos que tiene la empresa sólo comprende el dinero y aquellos otros que se pueden convertir en dinero con cierta rapidez (existencias, cantidades que deben los clientes y otros deudores a corto plazo e inversiones financieras a corto plazo).
  • El pasivo corriente, que está formado por las deudas y obligaciones que vencen a corto plazo, es decir, en un plazo inferior a un año.

 

alt-ratio-liquidez

 

Interpretación 

El ratio de liquidez indica cuantos euros tiene la empresa en bienes y derechos del activo corriente  por cada euro que tiene de deuda a corto plazo.

Por ejemplo, si el ratio de solvencia es de 3,70 quiere decir que la entidad cuenta en su activo corriente con 3,70 euros por cada euro que tiene de deuda que vence en menos de un año.

 

Valores óptimos 

Se entiende que el ratio de liquidez tiene un valor óptimo cuando está en torno al 1,00.

Esto quiere decir que:

  • Si el resultado es inferior a 1,00 la entidad no cuenta con la solvencia adecuada para hacer frente a su deuda a corto plazo.
  • Si el resultado es superior a 1,00 la entidad sí que posee circulante suficiente para cumplir con sus obligaciones más inmediatas. Pero cuidado: un resultado muy por encima de la unidad indicaría un exceso de bienes sin invertir y, por tanto, sin ser productivos, lo que se llama “exceso de recursos ociosos”.

Hay que tener en cuenta que estos valores son orientativos y que pueden variar bastante de un sector a otro, o de un tipo de empresa a otro.

En la práctica, para determinar si el resultado es el adecuado habrá que tener en cuenta la idiosincrasia propia de la entidad que se esté analizando y de su entorno económico.

 

Ratio de liquidez: ejemplos 

 A continuación te propongo dos ejemplos que te ayudarán a tener más claro cómo se calcula e interpreta este indicador.

 

Ejemplo 1 

 “Tristán, S.A.” es una compañía que se dedica a la fabricación y venta de ropa deportiva.  Ha recibido un préstamo de uno de los socios por importe de 40.000 euros y tiene que devolverlo dentro de 7 meses. El director financiero se está planteando la posibilidad de cancelar la deuda con un préstamo que pediría al banco y que ya sería a devolver a largo plazo.

Para tomar una decisión necesita saber el ratio de liquidez de la empresa.

Los datos de la entidad son los siguientes:

 

Inmovilizado intangible

30.000

Capital social

80.000

Inmovilizado material

145.000

Reservas

140.000

Existencias

40.000

Deudas a largo plazo

50.000

Clientes

30.000

Deudas a corto plazo

75.000

Otros deudores

68.000

Tesorería

32.000

Total Activo

345.000

Total Patrimonio Neto y Pasivo

345.000

 

Partiendo de estos datos:

Ratio de liquidez  =  Activo corriente / Pasivo corriente  =  170.000  /  75.000  =  2,26

El valor ideal del ratio de liquidez está en torno a 1. Con los datos del balance se ve que “Tristán, S,A.” tiene sobredimensionado el activo corriente, por lo que no tiene necesidad de transformar una deuda a corto plazo en otra a largo plazo.

Es más, debería plantearse algún tipo de inversión para rentabilizar parte de esos recursos que no están reportando beneficio alguno.

 

Ejemplo 2 

En “Isolda, S.L.” la junta de accionistas se celebra el mes que viene y uno de los puntos del día es la posible distribución de un dividendo extraordinario. El administrador ha pedido un informe sobre el ratio de liquidez de la entidad para ver la viabilidad de tal reparto.

Los datos del balance son los siguientes:

 

Activo no corriente

370.000

Patrimonio neto

200.000

Activo corriente

430.000

Pasivo no corriente

150.000

Pasivo corriente

450.000

 

Partiendo de estos datos:

Ratio de liquidez  =  Activo corriente  /  Pasivo corriente  =  430.000  /  450.00  =  0,96

El resultado está algo por algo por debajo de 1. En principio no debe ser un problema porque se acerca bastante pero hacer una distribución de dividendos extraordinaria sí que sería arriesgado porque supondría bajar el activo corriente y, por lo tanto, el ratio de liquidez sería aún más bajo.

 

Ratio de liquidez inmediata 

El ratio de liquidez inmediata también se conoce con el nombre de Ratio de disponibilidad y al igual que el ratio de liquidez general también analiza la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones de pago a corto plazo, pero se diferencia de él en que sólo tiene en cuenta el líquido con el que cuenta la entidad, es decir, el dinero que tiene en el banco o en la caja.

Con esto lo que se determina es el importe de dinero efectivo que posee la empresa por cada euro de deuda a corto plazo.

Y así, si el ratio de liquidez inmediata es de 0,80 significa que la entidad cuenta con 0,80 euros en dinero contante y sonante por cada euro de deuda que vence en un plazo inferior a un año.

Se calcula aplicando la siguiente formula:

Ratio de liquidez inmediata (o ratio de disponibilidad)  =   Efectivo  /  Pasivo corriente

Es muy complicado establecer un valor óptimo del ratio de liquidez inmediata porque la tesorería de la empresa suele fluctuar mucho a lo largo del ejercicio. Aun así los expertos señalan un importe de 0,30 como resultado adecuado.

 

Hasta aquí llego. Creo que hemos visto lo más interesante del ratio de liquidez: su definición, fórmula, interpretación, valores óptimos, ejemplos…. Y también el ratio de liquidez inmediata. Creo que poco ha podido quedar pendiente….

 

 

Si te ha gustado compártelo
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email