El Seguro SIALP como una Muy Buena Herramienta de Inversión

Cuando pensamos en invertir algo de dinero, los factores que más nos suelen influir a la hora de tomar una decisión son la rentabilidad y el riesgo. Y un aspecto al que no solemos dar tanta importancia es al de la tributación de los resultados. 

Esto es un error, porque determinados productos cuentan con un tratamiento fiscal tan  ventajoso que hace que los beneficios que se obtienen aumenten considerablemente. Y justo eso es lo que ocurre con el seguro SIALP, por eso te explicamos con detalle en este artículo.

 

Qué es un SIALP 

SIALP son las siglas de Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo y es una de las figuras que nuestra normativa denomina, junto con los CIALP (Cuentas Individuales de Ahorro a Largo Plazo), Planes de Ahorro a Largo Plazo.

Este tipo de herramientas nacen con el objetivo de fomentar el ahorro a varios años vista, lo que se intenta conseguir mediante:

  • La posibilidad de llevarlo a cabo tanto a través de un seguro de vida (SIALP) como con un depósito en cuenta bancaria (CIALP).
  • El establecimiento de un tratamiento fiscal bastante ventajoso y que consiste en la exención de los rendimientos que se obtengan.

Por tanto, podemos decir que un SIALP es un contrato de seguro de vida, en el que se pueden hacer aportaciones económicas anuales y cuyos rendimientos estarán exentos de tributación siempre que se cumplan los requisitos establecidos.

Tratamiento fiscal 

La gran ventaja de invertir en este tipo de seguros es que los rendimientos que se obtengan están exentos de tributación, es decir, no hay que declararlos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ni están sujetos a retención.

Para ello es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Que el contrato se mantenga durante un mínimo de 5 años a contar desde la fecha de apertura.
  • Que las aportaciones anuales no superen los 5.000 euros.
  • Qué se sea titular de un único Plan de Ahorro a Largo Plazo en cualquiera de sus modalidades.

Desde el momento en que se incumplan cualquiera de estos requisitos (por ejemplo, porque en un año se realice una aportación de 8.000 euros o se rescate en el tercer año) se perderá la posibilidad de disfrutar de la exención prevista y los rendimientos pasarán a tributar como cualquier otro rendimiento del capital mobiliario, lo que implica que estarán sometidos a una retención de IRPF del 19%.

Rentabilidad 

La rentabilidad a obtener variará según las condiciones pactadas con la entidad con la que se contrate. Al tratarse de un seguro de vida suele ser en una mutualidad o en una compañía aseguradora donde puedes encontrar las condiciones más competitivas en este tipo de instrumentos.

 

Percepción en caso de fallecimiento 

Como ocurre en cualquier otro seguro de vida, el SIALP asegura un capital mínimo en caso de fallecimiento cuyo importe vendrá determinado por las condiciones contratadas.

 

Qué ocurre si se rescata antes de los 5 años

Es importante que tengas claro que el hecho de que para disfrutar de los beneficios fiscales debas mantener el seguro al menos durante 5 años no implica que su importe sea indisponible.

Es decir, el contrato se podrá cancelar y rescatar el capital en el momento en que se considere necesario. Lo único que hay que tener en cuenta en este sentido es que si se lleva a cabo antes de que transcurran cinco años desde su contratación los rendimientos obtenidos tendrán que tributar porque se perderá el derecho a la exención.