La Importancia en la Traducción de Documentos Financieros

Recurrir a un servicio de traducción financiera se puede hacer necesario en diferentes tipos de situaciones. Desde la tramitación de fusiones y/o adquisiciones, hasta la obtención de recursos financieros, la contratación de servicios de contabilidad, el desarrollo de transacciones de naturaleza comercial o el establecimiento de alianzas estratégicas. Con independencia de cuál sea el supuesto, este trabajo debe ser llevado a cabo por un profesional de la traducción especializado en esta disciplina.

A continuación, analizamos la importancia de las traducciones técnicas certificadas. ¡Toma nota!

 

Tipos de documentos que suelen requerir de servicios de traducción financiera

La traducción de documentos bancarios puede extenderse a informes anuales, análisis de riesgos, balances o prospectos de productos bancarios. En realidad, el procedimiento puede llevarse a cabo con prácticamente cualquier tipo de documentación en función de las necesidades y puede ser solicitado por entidades bancarias así como, por ejemplo, por empresas de auditoría. Además, en algunos casos puede solicitarse la traducción jurada de este tipo de documentos como recurso que ayude a certificar su autenticidad y de acuerdo a los requerimientos de una autoridad o compañía extranjera.

La importancia de contar con un traductor financiero especializado

Cuando hablamos de la traducción financiera de documentos bancarios hablamos de una especialidad con una serie de particularidades específicas y que únicamente puede ser llevada a cabo de forma efectiva por un traductor especializado.

Algunas de las principales competencias que debe reunir este perfil profesional incluyen un vasto conocimiento en el ámbito financiero así como de una especial minuciosidad y rigurosidad técnica. Estas últimas se convierten en factores excluyentes pues la presencia de un lenguaje equívoco o ciertas ambigüedades puede derivar en problemas de interpretación que pusieran en riesgo la validez legal del documento. 

La prestación de servicios de traducción financiera está sujeta a diferentes particularidades. Algunas de las más destacadas son las siguientes:

  • La contratación de servicios de traducción en contextos tan especiales no sólo requiere de la salvaguarda de ciertas competencias técnicas sino, también, la protección de la información a tratar. En realidad, este exigencia se amplía a cualquier tipo de texto siendo la confidencialidad un requisito imprescindible. En este sentido, la elección de una empresa sólida y ampliamente reconocida se torna fundamental pues la información debe quedar, en todo momento, blindada por un equipo de profesionales cualificado.
  • Gestión e integración de extranjerismos: El segmento financiero constituye uno de los que más se prestan a la utilización de vocablos extranjeros, especialmente, en inglés. Esta característica puede determinar una complejidad agregada durante el proceso de traducción pues en ciertas ocasiones puede producirse la disyuntiva de si estos deberían adaptarse a la lengua de destino o, por el contrario, mantenerlos en su forma original.
  • Formato de presentación: El modo en que se facilita la documentación y se estructuran los datos experimenta importantes variaciones atendiendo a las prescripciones propias de cada país de origen y destino. Es, por tanto, habitual, que la contabilidad se lleve a cabo de una forma determinada en la empresa de origen y se adapte a otros formatos dependiendo del país. Esto exige la intervención de traductor capaz de adaptarse correctamente a estas exigencias y adecuarse a las implicaciones de cada formato y terminología.