El Utillaje en la Contabilidad: Cuenta Contable y Regularización

Si quieres saber el tratamiento que al utillaje se le da en contabilidad y tener claros aspectos como cuál es su cuenta contable o qué lo diferencia de la maquinaria, este artículo te va a interesar mucho. Solo tienes que seguir leyendo.

Qué es el utillaje en contabilidad 

El diccionario define el utillaje como el “conjunto de útiles e instrumentos que se usan en un oficio o una actividad”.

Y en contabilidad pues es lo mismo: son los utensilios y herramientas profesionales que se utilizan para llevar a cabo cualquier acción necesaria en la realización de la actividad de que se trate, como puede ser sujetar, lijar, clavar, atornillar, etc.

Diferencia entre maquinaria y utillaje 

A veces dudamos si contabilizar algo como maquinaria o como utillaje. Las principales diferencias entre ambas partidas son las siguientes:

  • La maquinaria está formada por diferentes piezas ensambladas y eso le permite realizar actividades más complejas o de forma múltiple. La composición del utillaje es mucho más sencilla y sirve, en la mayoría de los casos, para llevar a cabo una única acción.
  • La maquinaria necesita de una fuente de energía para funcionar mientras que el utillaje se maneja con la fuerza humana.

 

Cuenta contable de herramientas y utillaje 

La cuenta contable a utilizar es:

214 Utillaje

Y el plan de contabilidad la define así:

Conjunto de utensilios o herramientas que se pueden utilizar autónomamente o conjuntamente con la maquinaria, incluidos los moldes y plantillas.

Su funcionamiento es igual al de cualquier otra cuenta de activo: se carga cuando aumenta (por una compra, por ejemplo) y se abona cuando disminuye (por una venta, por ejemplo).

Aplicación de la norma de valoración 

El plan contable, en su norma de valoración 3ª apartado d), establece las siguientes especificaciones relativas al utillaje:

  • Cuando se encuentre incorporado a una maquinaria se le aplicará el mismo criterio de valoración y amortización que a ella.
  • Cuando se estime que su periodo de utilización es inferior a un año (y siempre que no forme parte de la maquinaria) se contabilizará como gasto del ejercicio y no en la cuenta 214.
  • Cuando su periodo de utilización sea superior a un año se recomienda que se lleve a cabo un inventario al final del ejercicio y se den de baja las piezas que ya no estén.

La cuenta a utilizar para esto es la 659 Otras pérdidas en gestión corriente.

  • En cuanto a los moldes y plantillas, los que se utilicen de una forma permanente para la fabricación en serie se amortizarán en función de su vida útil, mientras que los que se adquieran por encargo para fabricaciones puntuales y aisladas no formarán parte del activo sino se que contabilizarán como gasto del ejercicio (salvo que tengan valor neto realizable).

 

Ejemplo 

La empresa compra a Fixami.es 10 llaves inglesas por importe de 300 euros y destornilladores pequeños por 80 euros. A ambas cantidades hay que añadirle el IVA al 21% y se generan dos facturas diferentes que se pagan por banco.

Teniendo en cuenta que al final del ejercicio quedan 7 llaves inglesas y que los destornilladores se pierden continuamente y hay que reponerlos cada mes, los asientos contables a realizar son los siguientes:

Por la compra de las llaves inglesas:

 

300

(214) Utillaje
63 (472) H.P. IVA soportado a (572) Bancos

363

 

Por la compra de los destornilladores:

 

80

(629) Otros servicios
16,80 (472) H.P. IVA soportado a (572) Bancos

96,80

Por la regularización de fin de año de las llaves inglesas:

 

90

(659) Otras pérdidas en gestión corriente a (214) Utillaje

90