3 Formas de Obtener Liquidez Inmediata Adelantando el Cobro de las Ventas a Crédito


Presentación


La mayoría de las empresas, en un momento u otro, pasan por momentos en los que las tensiones de tesorería les llevan a necesitar financiación.

Cuando se dan estas situaciones generalmente se suelen solucionar a través de préstamos, pólizas de crédito, aportaciones de los propietarios…

Pero existen también otras alternativas, tal vez menos conocidas, que se caracterizan porque permiten cobrar antes de la fecha pactada con el cliente las ventas que se han realizado a crédito.

Son el Factoring, el Anticipo de Facturas y el Descuento de Pagarés.

En esta Guía vamos a explicar en qué consiste cada una de estas figuras. Y lo haremos en términos generales y de forma concisa y clara, porque el objetivo es que tengas una idea básica de cómo funciona cada una por si, en algún momento, te puede venir bien recurrir a alguna de ellas.

Como es lógico, las condiciones, requisitos, documentación y demás elementos necesarios van a depender de la empresa con las que las contrates. 


4 Ideas que debes tener claras antes de empezar


Antes de nada debes tener claro lo siguiente:

  • Vamos a hablar vías de financiación, lo que quiere decir:
  1.       Que la empresa va a obtener dinero de una entidad financiera.
  2.       Que la financiera tiene que recuperar ese dinero entregado.
  3.       Que la operación va a generar un coste.
  • Este tipo de servicios los prestan no sólo los bancos sino también las entidades financieras no bancarias (y hay muchas…).
  • Para la entidad que entrega el dinero es una operación de riesgo: siempre va a existir la posibilidad de que quien deba pagarle no lo haga. Por lo tanto, su intención va a ser reducir al máximo la probabilidad de que eso ocurra y por eso, en algunos casos, será necesaria la concurrencia de avalistas.
  • Si la empresa no cumple con los estándares de solvencia que la entidad financiera de que se trate considera necesarios no va a poder contratar con ella, de igual forma que hay casos en los que solicita un préstamo y no se lo conceden.


El Factoring


¿Qué es el factoring?

El factoring es el instrumento financiero por el que la empresa cobra por adelantado el importe de facturas que ha emitido a crédito, para lo cual cede su derecho de cobro a la entidad financiera con la que contrata la operación y a la que tendrá que pagar el precio que corresponda.

La empresa obtiene financiación anticipando el cobro de unas facturas que vencen en una fecha posterior. Y por ello asume un coste, como es lógico.

Cuando llegue la fecha pactada el deudor de la factura pagará su importe a la entidad de factoring y así ésta recuperará el dinero que ha adelantado.


¿Cómo funciona?

En el contrato de factoring hay:

  • Una empresa (cedente) que va a cobrar una serie de facturas antes de que llegue su vencimiento.
  • Una entidad financiera (banco o no) que, por un lado, adelantará el dinero a la empresa y, por otro, adquirirá el derecho a cobrar la factura en el futuro.
  • Un deudor que, cuando llegue la fecha pactada, tendrá que pagar la factura que recibió no a su proveedor (que es quien la ha “factorizado”) sino a la entidad financiera.

Ejemplo


“Marcus, S.L.” está participando en la reforma de varios edificios que pertenecen a distintos propietarios. Con todos ellos ha pactado que el plazo de cobro de sus facturas será de 120 días.

Tiene que atender pagos de cuantía importante y necesita liquidez por lo que decide contratar un servicio de factoring con “Financiera Aldaya, S.A.” y no esperar 120 días para cobrar las facturas emitidas.

Tras aportar la documentación requerida, y una vez que se apruebe la operación, “Financiera Aldaya, S.A.” le entregará el importe de las facturas y “Marcus, S.L.” le pagará los intereses y/o comisiones que correspondan.

Como ves:

  • “Marcus, S.L.” puede cobrar sus facturas casi al contado si así lo desea.
  • “Financiera Aldaya, S.A.” entrega el importe de las facturas obteniendo el derecho a cobrarlas en la fecha de su vencimiento y, de esta forma, recuperar su dinero.
  • Los deudores de las facturas habrán recibido comunicación de la necesidad de pagarlas, cuando corresponda, a “Financiera Aldaya, S.A.”

Básicamente, y a muy grandes rasgos, el funcionamiento es el descrito en el punto anterior pero cada entidad financiera tiene su propio procedimiento y exige una serie de requisitos en cuanto a los intervinientes, documentación, plazos, precio,….

Es habitual que, para empezar, la empresa deba cumplir unas condiciones económicas.

Y, no solo ella, sino también los clientes cuyas facturas pretenda ceder.

Hay entidades que marcan un límite al montante global y/o por cliente.

Todas los derechos y obligaciones de las partes se recogerán en un contrato de factoring que se firmará por la empresa y el factor. Se notificará al deudor para que haga sus pagos a la entidad financiera en lugar de a su proveedor.

En cuanto al precio, unas entidades lo descuentan directamente del anticipo que entregan a la empresa y otras hacen este pago por el total de la factura y posteriormente cobran los honorarios acordados.


Tipos

Existen distintos tipos de factoring en función de diferentes criterios: número de factura cedidas, ámbito geográfico, importe del anticipo, ….

Pero la clasificación más significativa es la que se establece en función de quien asume el riesgo del impago de la factura

Factoring sin recurso

El riesgo lo asume la entidad financiera, de forma que si el cliente no paga en su momento el factor no podrá recuperar la cantidad que adelantó a la empresa cedente

Factoring con recurso

El riesgo lo asume la empresa cedente, de forma que si el cliente no paga deberá devolver la cantidad que le adelantó el factor

El primero es el más utilizado en la actualidad según la información ofrecida por la Asociación Española de Factoring (AEF).


Coste

Normalmente el coste del factoring suele incluir.

  • Unos intereses, que se liquidan por los días que transcurren desde que la financiera entrega el dinero hasta la fecha de vencimiento de las facturas.
  • Unas comisiones, que variarán según los servicios adicionales que incluya el factoring, el importe de la operación, la mayor o menor carga administrativa que por sus características pueda generar, la situación del deudor, si hay o no hay cobertura del riesgo de insolvencia, etc. 



Anticipos de Facturas


El anticipo de facturas es la figura por la cual una entidad financiera adelanta a la empresa que contrata sus servicios el importe de una factura que tiene pendiente de cobro, obteniendo el derecho a percibir su cuantía cuando llegue su vencimiento y a cambio de un precio pactado.


Con esta herramienta la empresa obtiene financiación al percibir de forma anticipada el importe de una factura que debería cobrar en el futuro.

Para ello cederá la factura a la financiera de forma que sea ésta la que la cobre del deudor en la fecha que corresponda y le abonará los honorarios acordados.

Como ves, a grandes rasgos, se trata de una figura muy similar al factoring. Por ello, y para no repetir, me remito a lo ya expuesto al hablar de él.

De hecho,existen también los mismos tipos en función de quien asumirá la pérdida si la factura no se paga en su momento:

Anticipo de facturas sin recurso:

El riesgo de impago de la factura por parte de su deudor lo asume la entidad financiera

Anticipo de facturas con recurso:

El riesgo de impago de la factura por parte de su deudor lo asume la empresa.

Y lo mismo cabe decir de su coste: estará integrado por unos intereses (calculados según el número de días transcurridos desde la entrega del anticipo hasta la fecha de vencimiento de la factura) y unas comisiones (que variarán en función de distintos elementos)


Diferencias con el factoring


Como hemos visto, son instrumentos muy similares, pero las diferencias entre el anticipo de facturas y el factoring son las que derivan, básicamente, de lo siguiente:

En el anticipo de facturas:

Se adelanta el cobro de facturas puntuales. Pueden ser una o varias pero no "paquetes" globales.

En el factoring:

La operación suele ser de mayor envergadura, abarcando un mayor número de facturas.

Por eso el factoring suele ser más complejo, con más trámites burocráticos y otro tipo de requisitos y documentación.



Descuento de Pagarés


¿Qué es?


Es muy habitual que en el tráfico mercantil se utilice el pagaré como medio de pago.

Con él, la persona o entidad que lo emite y lo entrega se compromete a pagar:

  • La cantidad de dinero en él consignada.
  • En la fecha de vencimiento prevista en el documento.
  • Y a la persona que sea su tenedor legítimo en dicho momento.

El descuento de pagarés es el acto por el que una entidad financiera entrega antes de su vencimiento y al legítimo tenedor del mismo el importe que el documento representa, percibiendo por ello el precio pactado y pasando a ser quien cobrará del deudor en la fecha que corresponda.

Esta definición implica:

  • El pagaré contiene una fecha de vencimiento, que es el día en el que el obligado al pago deberá hacerlo efectivo.
  • Su descuento supone cobrarlo en un momento anterior a ese vencimiento.
  • Este cobro por adelantado se produce porque una entidad financiera accede a anticipar su importe a cambio de un precio.
  • Será esta entidad crediticia la que presente al cobro el pagaré en la fecha que figura en el documento, y lo hará a quién lo emitió.


Tipos

Al igual que en las otras dos figuras vistas, en función de quien asume el riesgo de impago se distingue entre dos tipos de descuento de pagarés:

Descuento de pagarés sin recurso:

Es la entidad financiera la que asume el riesgo de impago, de forma que el tenedor del pagaré que lo ha descontado ha cobrado el dinero y no tiene ninguna responsabilidad en el caso de que no se atienda a su vencimiento.

Descuento de pagarés con recurso:

En este caso, si llegado el vencimiento del pagaré el deudor no lo paga será el tenedor que lo ha descontado el que tendrá que entregar su importe a la entidad financiera.


¿Cómo funciona?


El siguiente ejemplo puede servir para situarnos:

Ejemplo


 

“Yus, S.L.” es una empresa que se dedica a la fabricación y venta de calderas industriales.

A principios de abril ha comprado materia prima a “Albatro, S.L.” por importe de 100.000 euros.

Para pagar este importe le entrega dos pagarés: uno de 60.000 euros que vence a el 15 de julio y otro de 40.000 que vence el 15 de agosto.

Esto implica que:

  • “Yus, S.L.” tendrá que pagar los importes de los pagarés en la fecha que consta en el documento: 60.000 euros el 15 de julio y 40.000 el 15 de agosto.
  • “Albatro, S.L.” puede esperar a esas fechas para cobrar el importe de su venta o bien puede acudir a una entidad financiera para descontar esos pagarés (uno o los dos).
  • Si se decide por el descuento, recibirá el importe de los pagarés en el momento en que lo realice con lo que obtendrá liquidez inmediata. Esta operación tendrá un coste, como es lógico, que tendrá que abonar a la financiera.


Nuevamente estamos ante una herramienta con la que se cobra un importe por adelantado, pero a diferencia de del factoring o del anticipo de facturas el documento que da pie a la operación es un pagaré y no una factura.

En el descuento intervienen tres agentes diferentes:

1.- La persona que emite el pagaré y que es el que se ha comprometido a pagarlo a su vencimiento. Puede ser una persona física o jurídica.

2.- El tenedor legítimo del pagaré y que decide acudir al descuento para cobrar su importe de forma anticipada. Puede ser quien recibió el documento en pago de una venta o        prestación de servicios que realizó, o bien puede ser otro sujeto que lo haya recibido tras uno o varios endosos realizados cumpliendo con los requisitos legales.

     Igualmente puede ser una persona física o jurídica.

3.- La entidad financiera que realiza el descuento: adelanta el dinero de su importe al tenedor y pasa a ser quien tiene derecho a su cobro cuando llegue el vencimiento: Puede        ser un banco o cualquier otro tipo de entidad que realice operaciones de financiación.

En algunas ocasiones interviene también la figura del avalista garantizando la operación.

En cuanto al proceso en sí, dentro del gran abanico de opciones que existen en el mercado a la hora de realizar una operación de descuento merece la pena destacar dos sistemas distintos por ser los más utilizados:

  • Línea de descuento: Al contratar una línea de descuento se obtiene un importe máximo que va a operar como límite para el volumen de operaciones y durante un plazo de tiempo determinado.
  • Descuento de pagarés individualmente considerados: Aquí ya no hay un montante total que funciona como límite que no se puede rebasar sino que las operaciones se van aprobando una a una, pagaré por pagaré.

La anteriores son las formas más utilizadas pero también hay otras figuras intermedias, por ejemplo: compromiso de descuento de todos los pagarés emitidos por una determinada empresa, o sólo aquellos que no superen determinado importe, etc.


Coste


El precio de cada operación va a variar en función de diferentes factores:

  • El importe a descontar.
  • El mayor o menor tiempo que reste para el vencimiento del documento.
  • Los precios y tarifas que establezca cada entidad financiera.

Lo habitual es que esté formado por:

  • Un tipo de interés anual, que se aplicará sobre el importe del efecto y de forma proporcional al número de días que resten hasta su vencimiento.
  • Comisiones, que pueden ser fijas o variables. En algunos casos se establece un importe mínimo por documento.

Además de éstos importes que corresponden a la empresa de crédito el descuento de pagarés produce el devengo del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en su modalidad de Actos Jurídicos Documentados (se conoce como "timbre"). El tributo hay que pagarlo a hacienda, como es lógico, pero normalmente son las financieras las que lo liquidan y su importe lo repercuten al cliente.


.oOo.