El Asiento de Regularización en Contabilidad (Con Ejemplos)

El asiento de regularización contable suele plantear ciertas dudas y en este artículo vamos a despejar las más habituales.

Así que si te interesa saber cuestiones como qué es exactamente, cuándo se anota en el libro diario, cómo y para qué se hace o simplemente ver algunos ejemplos prácticos no te vayas: estás en el sitio adecuado.

Sólo tienes que seguir leyendo.

Qué es el asiento de regularización en contabilidad, cuándo y para qué se hace 

¿Qué es? 

 El asiento de regularización es el que se realiza para determinar el resultado de la actividad de la empresa en el ejercicio económico de que se trate.

¿Cuándo se anota? 

El asiento de regularización se anota en el libro diario el último día del ejercicio de que se trate, después de que se han contabilizado todas las operaciones realizadas por la empresa y las anotaciones correspondientes al proceso de cierre del ejercicio.

En la práctica, es el penúltimo asiento del libro diario, ya que el último es el asiento de cierre.

La fecha exacta de su realización dependerá del momento en que finalice el ejercicio de cada empresa:

  • En la mayoría de los casos el ejercicio económico coincide con el año natural, es decir, se inicia el 1 de enero y acaba el 31 de diciembre.

Lo más habitual, por tanto, es que el asiento de regularización se contabilice el 31 de diciembre.

  • Pero hay algunas entidades cuyo ejercicio no coincide con el año natural (porque cerrar en otra fecha hace que las cuentas elaboradas reflejen mejor la situación económica y financiera de la empresa), por lo que en estas entidades la fecha de su anotación será la del día en que acabe.

Por ejemplo, si el ejercicio se inicia el 1 de octubre y termina el 30 de septiembre, el asiento de regularización se realizará justo el 30 de septiembre.

¿Y para qué? 

Como ya hemos dicho, con el asiento de regularización se determina el resultado de la actividad de la empresa, esto es, el beneficio o la pérdida que ha obtenido en el desarrollo de su negocio.

Por eso después de él sólo se hace el asiento de cierre: porque todos los ingresos y gastos tienen que estar contabilizados previamente.

 

Cómo se hace la regularización de ingresos y gastos 

El resultado de la actividad viene dado por la diferencia entre ingresos y gastos, de forma que si los ingresos son mayores habrá beneficio y si, por el contrario, los gastos son los superiores habrá una pérdida.

Por ejemplo:

  • Si mi empresa tiene unas ventas de 10.000 euros y unas compras y gastos de 7.000 he obtenido un beneficio de 3.000 euros (10.000 – 7.000).
  • Si mi empresa tiene unas ventas de 10.000 euros y unas compras y gastos de 14.000 he perdido 4.000 euros (10.000 – 14.000).

Pues este es el cálculo que se hace con el asiento de regularización: se haya la diferencia entre los ingresos y los gastos totales del ejercicio para determinar, así, el resultado obtenido.

 

Cuentas contables que intervienen 

En este apunte intervienen las siguientes cuentas del plan contable:

  • Todas las cuentas del Grupo 6 (compras y gastos)
  • Todas las cuentas del Grupo 7 (ventas e ingresos)
  • Cuenta 129 Pérdidas y ganancias

Estructura del asiento de regularización 

Se trata de reflejar contablemente el cálculo del resultado como hemos dicho anteriormente: por diferencia entre los ingresos y gastos.

Por lo tanto, la diferencia entre los saldos de las cuentas del grupo 7 (ventas e ingresos) y las del grupo 6 (compras y gastos) es el resultado del ejercicio que quedará reflejado en la cuenta 129 Pérdidas y Ganancias.

Es importante que tengas en cuenta que con este apunte se saldan todas las cuentas de los citados grupos 6 y 7, de forma que después de él el saldo de cada una de ellas debe ser cero. (Esto te puede ser útil para comprobar si está correcto o no).

En cuanto a la estructura del asiento propiamente dicha, según establece el plan contable, para determinar el resultado del ejercicio la cuenta 129 Pérdidas y ganancias:

  • Se abonará con cargo a las cuentas de los grupos 6 y 7 que presenten al final de ejercicio saldo acreedor.
  • Se cargará con abono a las cuentas de los grupos 6 y 7 que presenten al final del ejercicio saldo deudor.

[Dos aclaraciones por si te sirven de ayuda:

1.- El saldo de una cuenta es acreedor cuando el importe total anotado en su haber es superior al que hay en el debe. En caso contrario (el importe total anotado en el debe es superior al del haber) su saldo es deudor.

2.- Lo normal es que las cuentas del grupo 6 tengan un saldo deudor y las del grupo 7 lo tengan acreedor (salvo las correspondientes a descuentos y devoluciones).]

 

Por lo tanto, el asiento presenta la siguiente configuración:

 

Saldo de cada cuenta (6) (7) Cada cuenta con saldo acreedor a (129) Pérdidas y Ganancias Suma total del debe

 

Suma total del haber Pérdidas y ganancias (129) a (6) (7) Cada cuenta con saldo deudor Saldo de cada cuenta

Asiento de regularización y resultado del ejercicio: ¿beneficio o pérdida? 

El resultado del ejercicio es el saldo que presente la cuenta (129) Pérdidas y ganancias después de hacer el asiento de regularización, de forma que:

 

Cuenta 129 Pérdidas y ganancias con saldo acreedor  =  Beneficio

Cuenta 129 Pérdidas y ganancias con saldo deudor     =  Pérdida

 

Es lógico por lo siguiente:

Cómo ya hemos dicho antes, salvo en el caso de los descuentos y devoluciones, lo normal es que las cuentas del grupo 6 (gastos) tengan saldo deudor y las del grupo 7 (ingresos) acreedor.

Por esto, en el haber de la cuenta (129) estamos colocando los ingresos y en el debe los gastos así que:

  • Su saldo acreedor indica que el importe del haber es mayor que el del debe, es decir, que los ingresos son mayores que los gastos: beneficios.
  • Y su saldo deudor indica que el importe del debe es mayor que el del haber, es decir, que los gastos son mayores que los ingresos: pérdidas.

Tal vez te pueda interesar:

Asiento de apertura

Anticipos de clientes

184 Ejercicios de contabilidad resueltos

Diferencias entre leasing y renting

Ejemplos prácticos de asiento de regularización 

Ejemplo 1 

Los saldos de las cuentas de los grupos 6 y 7 que presenta la empresa al final del ejercicio son los siguientes:

 

Saldos deudores Saldos acreedores
(600) Compras 85.000 (608) Devoluciones de compras 5.000
(626) Servicios bancarios 300 (700) Ventas 120.000
(628) Suministros 700 (752) Ingresos por arrendamientos 4.000
(640) Sueldos y salarios 10.000
(642) Seguridad social empresa 3.000
(681) Amortización Inm. Mat. 2.000

 

El asiento de regularización es el siguiente:

 

101.000 (129) Pérdidas y ganancias
a (600) Compras 85.000
a (626) Servicios bancarios 300
a (628) Suministros 700
a (640) Sueldos y salarios 10.000
a (642) Seguridad social empresa 3.000
a (681) Amortización Inm. Mat. 2.000

 

 

5.000 (608) Devoluciones de compras
120.000 (700) Ventas
4.000 (778) Ingresos extraordinario
a (129) Pérdidas y ganancias 129.000

 

La cuenta de pérdidas y ganancias arroja un saldo de 28.000 euros, resultado de la diferencia entre el importe abonado (129.000) y el cargado (101.000).

Este saldo acreedor (la cantidad del haber es superior a la del debe) indica que la entidad ha obtenido un beneficio por dicho importe (28.000 euros).

Ejemplo 2 

Realizaremos el asiento de regularización y la determinación del resultado a partir de los siguientes datos de final de año que presenta la empresa:

 

Saldo deudor Saldo acreedor
(430) Clientes 20.000 (521) Deudas a corto plazo 12.000
(621) Arrendamientos 6.000 (113) Reservas Voluntarias 16.000
(300) Existencias 14.000 (769) Otros ingresos financieros 4.000
(631) Otros tributos 2.000 (400) Proveedores 30.000
(678) Gastos Extraordinarios 6.000 (175) Efectos a pagar a largo plazo 18.000
(572) Bancos 15.000 (100) Capital social 20.000
(640) Sueldos y salarios 11.000 (700) Ventas 40.000
(623) Servicios profesionales 8.000 (112) Reserva legal 4.000
(570) Caja 5.000 (410) Acreedores 15.000
(600) Compras 13.000
(213) Maquinaria 28.000
(642) Seguridad social empresa 4.000
(706) Descuentos sobre ventas por pronto pago 1.000
(218) Elementos de transporte 26.000

 

El asiento de regularización es el siguiente:

 

51.000 (129) Pérdidas y ganancias
a (600) Compras 13.000
a (621) Arrendamientos 6.000
a (623) Servicios profesionales 8.000
a (631) Otros tributos 2.000
a (640) Sueldos y salarios 11.000
a (642) Seguridad social empresa 4.000
a (678) Gastos Extraordinarios 6.000
a (706) Descuentos sobre ventas por pronto pago 1.000

 

40.000 (700) Ventas
4.000 (769) Otros ingresos financieros
a (129) Pérdidas y ganancias 44.000

 

La empresa ha cerrado el ejercicio con 7.000 euros de pérdidas, porque tras esta regularización de ingresos y gastos, la cuenta (129) arroja un saldo deudor de 7.000 euros (la diferencia entre los 51.000 euros cargados y los 44.000 abonados).

 

Asiento de regularización y asiento de cierre

Como ya hemos dicho anteriormente, el asiento de regularización se anota en el libro diario justo antes del asiento de cierre porque:

  • Con el asiento de regularización se cancelan todas las cuentas de ingresos y gastos contra la cuenta 129.
  • Y con el asiento de regularización se cancelan todas las cuentas patrimoniales (que son todas las que no son de ingresos y gastos) incluida la 129.

En el siguiente artículo puedes verlo en detalle:

Asiento de cierre

 

Y hasta aquí llego con este artículo sobre el asiento de regularización. Espero que haya aclarado tus dudas y que los ejemplos prácticos que contiene te sean utilidad.

 

CONTABILIDAE